Primera Guerra Mundial

Español

La búsqueda de la ‘batalla decisiva’ alemana

Por su parte, los alemanes no podían adoptar el esquema aliado. A diferencia de los aliados, el tiempo jugaba en contra de Alemania, por lo que su única posibilidad de victoria residía en una batalla decisiva. Por ello, los alemanes necesitaban no sólo romper el frente aliado, sino penetrar profundamente en el dispositivo defensivo aliado para asestar un golpe definitivo, bien fuera ocupando zonas industriales clave, centros de decisión políticos, puertos esenciales… o consiguiendo aislar y destruir contingentes tan grandes de los Ejércitos aliados como para forzar un tratado de paz favorable.

Primera Guerra Mundial: El carro de combate

En 1916 aparece el carro de combate. La invención del carro responde a la búsqueda de una solución basada en la tecnología para superar el obstáculo que representaba la combinación en defensiva de fuego y fortificación. Es importante recordar que el carro de combate nace como una respuesta 'a medida' para solucionar un problema muy específico: proteger a la Infantería mientras cruza la 'tierra de nadie' y combate en la posición defensiva, destruyendo las alambradas y los nidos de ametralladoras supervivientes al bombardeo artillero, para, una vez alcanzada la ruptura, permitir su explotación por la Caballería.

La Primera Guerra Mundial: La ‘batalla metódica’ aliada

Los aliados llegaron a la conclusión de que, con suficiente concentración artillera, siempre sería posible conseguir una ruptura del frente (consideración que compartían los alemanes). Pero también que, puesto que la sorpresa era imposible y dada la velocidad de reacción de las reservas enemigas, una explotación en profundidad no era factible.

Páginas

Suscribirse a RSS - Primera Guerra Mundial