Secretaria de Despacho de Guerra y Marina, y ministra de Defensa número 431

Versión para impresiónVersión para impresión

Análisis GESI, 20/2017

Resumen: Desde su toma de posesión como ministra de Defensa número 431, María Dolores de Cospedal ha puesto en marcha tres líneas de acción en la política de Defensa, que corren en paralelo a una constante aspiración al consenso político y al arraigo de una cultura estratégica de base social, para asegurar el establecimiento y la estabilidad de una política de Estado en la Defensa de España.

En primer lugar, estas líneas de acción tratan de hacer de la captación de recursos una práctica inalterable, desligada de las renuencias económicas e ideológicas que tradicionalmente la han acotado. En segundo lugar, intentan volcar la Defensa hacia el exterior, no sólo como medio para generar seguridad, sino también para que España gane peso específico en su espacio de influencia tradicional. En tercer y último lugar, favorecen la viabilidad de la dimensión industrial, social, diplomática y cultural de una política pública llamada a salvaguardar la libertad ciudadana, los valores democráticos y los logros nacionales del Estado del bienestar.

La llegada de Cospedal a lomos de su reformismo, ha supuesto un esperanzador punto de inflexión para un departamento que se asumía desestabilizado a corto plazo, fruto de la ausencia de sinergias económicas, geoestratégicas y políticas departamentales en la última década.

*****

Introducción

El Ministerio de Defensa constituye un microcosmos en sí mismo, porque alberga de todo en todas sus variedades: hay desde satélites en órbita y drones tácticos a yeguada militar; desde arsenales y maestranzas a hospitales y viviendas específicas; desde ciberespacio a estructura eclesiástica castrense; pasando por suministros de todo tipo; canales de comunicación internos y un trabajo de gestión especialmente complejo de personal, de presupuesto y de patrimonio, pues el departamento se perpetúa como el mayor terrateniente de España [[1]].

Dentro de este microcosmos, en la sede ministerial del madrileño Paseo de la Castellana 109, están las instalaciones destinadas a la monitorización de los asuntos de la Defensa, así como las áreas de trabajo reservadas a quienes detentan su dirección, destacando entre ellas el despacho del ministro/a de Defensa de España. A este despacho, se accede desde el exterior superando un vestíbulo decorado con un conjunto escultórico de motivo caballeresco y, tras ello, cruzando un amplio corredor repleto de retratos de monarcas y vitrinas con históricas banderas de España [[2]]. Superado este alargado pasillo, se ubican las dependencias del ministro/a de turno, decoradas a día de hoy con un retrato del jefe del Estado y algunas fotografías de carácter personal. Es en esas dependencias, concretamente en el antedespacho, donde destaca sin resaltar una plasmación en forma de cuadro que, sin abandonar su función contemplativa, hace las veces de registro histórico del liderazgo español en materia de guerra durante los últimos siglos, pues en su parte inferior reza grabado: “Secretarios de Despacho de Guerra y Marina y ministros de Defensa que lo han sido desde 1702” [[3]].

A principios del S.XVIII, en un contexto de guerra continental por la sucesión al trono imperial de la Monarquía Hispánica, en pleno proceso de instauración de los borbones en la corte de Madrid y con la hacienda de las Españas debilitada pasto del atraso y la guerra, el rey Felipe V de Borbón, primero de su estirpe en el trono hispánico, promoverá la implantación de un nuevo aparato estatal de inspiración francesa, lo que supondrá aplacar las lacras del precedente régimen polisinodial de los Augsburgo, articulado en base a una obsoleta amalgama de cámaras territoriales de consejo y administración. En consecuencia, se establecerá una estructura gubernamental, más ágil en el recabado de información, más efectiva en la toma de decisiones, más especializada en sus instituciones y personal, y mejor adaptada a la lógica centralizadora de la nueva dinastía, su eje serán las Secretarías de Despacho, verdaderas intermediarias entre el poder regio y el funcionariado del imperio.

Una de las materias que, por su naturaleza y contexto, precisó con urgencia la institucionalización independiente de su actividad fue la relativa a los asuntos de guerra, que serán capitalizados en la Secretaría del Consejo de Gabinete o del Despacho desde 1702, atendidos preferentemente desde 1705, e independizados definitivamente con la formación de la Secretaría de Despacho de Guerra en 1714 [[4]]. Desde su formación, esta institución llevará a cabo un largo viaje por el tiempo a través de regímenes políticos, sistemas de gobierno y formas de Estado sucedidas en España durante más de trescientos años. En este período, la institución alterará su nombre, su naturaleza y sus competencias para evolucionar a los Ministerios de Guerra y Marina del S.XIX, o a las refundadas carteras ministeriales de Tierra, Mar y Aire del S.XX, constituyéndose como antecesor último del Ministerio de Defensa actual, que nacería unificado en 1977, ya en los albores de la democracia.

A día de hoy, en pleno S.XXI, el Ministerio de Defensa afronta las vicisitudes propias de su tiempo con el mismo fin que motivó su levantamiento, esto es, garantizar la soberanía, los intereses y la independencia de España, defender su integridad territorial y acatar el ordenamiento -constitucional- que mandan las leyes [[5]]. Para ello, la nación cuenta con 137.207 militares y 18.718 civiles [[6]] organizados en torno a una estructura consolidada, interoperable y eficaz, una política de recursos suficientes y una red de alianzas internacionales fuerte y creíble. A la cabeza de este mastodonte institucional, se sitúa María Dolores de Cospedal García (Madrid, 1965), segunda ministra de Defensa de la democracia, una líder de partido hábil, curtida en las altas esferas del Estado y con experiencia internacional, que está llamada a fortalecer el país desde su privilegiada posición como secretaria de Despacho de Guerra y Marina y ministra de Defensa número 432.

Los primeros meses de servicio de Cospedal, han revelado la existencia de lo que algún medio de comunicación ha llamado la revolución tranquila de las Fuerzas Armadas [[7]], una suerte de reforma de los pilares de la defensa nacional que persigue paliar las deficiencias, o alimentar el potencial, del brazo armado del ejecutivo español. A tal fin, la nueva administración trabaja en la estabilización de los presupuestos del Ministerio, en la proyección exterior de los ejércitos y en la articulación institucional de una verdadera política de Estado.

 

1. Estabilización presupuestaria del Ministerio de Defensa

Actualmente, fruto del desacuerdo político para formalizar una política de Estado en esta materia, de la dejadez de los diferentes gobiernos por primar el impopular gasto militar y de la incapacidad de la OTAN para imponer entre los Estados miembros uno de los requisitos esenciales para su sostenibilidad y desarrollo, el presupuesto que nutre la defensa nacional y contribuye a la internacional es inestable y débil, tal es así que su financiación está depauperada tanto en términos cuantitativos como cualitativos, esto es, tanto en volumen como en composición.

 

1.1. Una anomalía de gran entidad en el volumen y la composición del gasto

Cuantitativamente, España ha invertido en Defensa menos del 1% del PIB en la última década [[8]], presupuesto que ha pasado de superar los 8 mil millones de euros de 2008 a no alcanzar los 6 mil millones en 2017, situándose el presupuesto actual a niveles de 2013 en términos de inversión real y a niveles de 2010 en términos de presupuesto absoluto.

Este atolladero iniciado tras el estallido de la crisis financiera, ha llevado a una reducción presupuestaria de hasta un 32% en el sexenio que va desde 2008 a 2014 [[9]] y, si bien es cierto que la tendencia se ha visto frenada con ligeras subidas en el trienio 2015-2017 (+0,4% en 2015, +0,3% en 2016 y +0,6% en 2017), el país aún está lejos del objetivo presupuestario del 2% del PIB comprometido con la OTAN y ratificado en la cumbre de Cardiff de 2014 y en el Parlamento Europeo de noviembre de 2016.

Sobre el terreno, los recortes sostenidos durante una década se han cebado con la reposición de las plantillas de tropa y marinería, han dejado a la fuerza con insuficiencia de adiestramiento, combustible, dietas, material y financiación, y han abandonado al grueso de las instalaciones frente al deterioro y la obsolescencia.

Presupuesto de Defensa español (2008-2017). Fuente: Elaboración propia

Cualitativamente, la descentralización de la financiación de partidas clave para la Defensa en otros ministerios y las irregularidades cometidas en la financiación de la misma, han terminado por hacer de la Defensa una materia destinada a primar el interés político y económico de los gobiernos por encima de las necesidades estratégicas de la institución. En este sentido, el mayor lastre financiero del Ministerio han sido los Programas Especiales de armamento (PEAs), una veintena de programas de adquisición de equipos y sistemas de armas contratados mayoritariamente entre 1997 y 2006 por un coste total que rondará los 36.000 millones de euros.

El pago de estos programas comenzó exitosamente con la prefinanciación de los mismos por parte del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, quien anticipó durante años créditos millonarios a las empresas fabricantes en concepto de investigación y desarrollo para la fabricación y entrega del armamento al Ministerio de Defensa. Una vez entregados estos, Defensa abonó su coste a las empresas fabricantes, y éstas, a su vez, devolvieron los créditos anticipados por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Sin embargo, con el estallido de la crisis financiera de 2008, la descapitalización del Estado hizo imposible acometer los crecientes pagos de los programas de armamento, por lo que desde 2009, y aún más enérgicamente desde 2011, se comenzó a hablar desde el Ministerio bajo dirección de Chacón de la necesidad de racionalizar el sobredimensionado gasto de los costosos PEAs, priorizando la adquisición de las capacidades más urgentes y generalizando el recorte del gasto militar.

A partir de 2012, ya con Morenés en el Ministerio, se procedió con la refinanciación de estos programas y la reprogramación de los calendarios (generando multas por la reducción de los mismos y agrandando la deuda por intereses de demora a cambio de un plazo más benevolente que se dilataría cinco años, hasta 2030), pasándose a financiar los programas con créditos extraordinarios aprobados mediante real decreto-ley, en una fórmula de financiación que el Tribunal Constitucional tachó de ilegal [[10]] a mediados de 2016 y que está poniendo en un serio aprieto a la nueva directiva para el pago de los 21.351 millones restantes.

Otro de los grandes problemas financieros de Defensa, es que la práctica totalidad de las operaciones españolas en vigor más allá de nuestras fronteras se financian con los llamados Fondos de Contingencia de Ejecución Presupuestaria, una suerte de créditos ampliables dependientes del Ministerio de Hacienda y Función Pública ideados para paliar una necesidad de financiación urgente frente a necesidades imprevistas, como podrían ser las derivadas de catástrofes naturales, situaciones de emergencia o propagación de epidemias. Sin embargo, los distintos gobiernos han presupuestado anualmente una cantidad ínfima para los despliegues en el extranjero, para después recurrir a estos fondos de contingencia y sufragar casi todo el gasto que conlleva la proyección de nuestras tropas en el exterior. En sus informes [[11]], el Tribunal de Cuentas ha denunciado reiteradamente esta práctica alevosa, y su presidente ha llegado a tacharla de irresponsable en las mismas Cortes [[12]], por aplicar una presupuestación irreal premeditada a los presupuestos de Defensa, por dificultar la disposición de unos fondos que podrían necesitarse urgentemente en territorio nacional y por ser un riesgo potencial a la propia gestión de estos recursos.

Finalmente, la ubicación de otras partidas bajo la responsabilidad financiera de terceros ministerios, termina de descentralizar y de opacar el gasto real de la defensa española. Dejando de lado los PEAs y las inversiones en I+D dependientes de Industria, Energía y Turismo, o las misiones en el exterior financiadas por el Ministerio de Hacienda y Función Pública, quedarían por mencionar: el mantenimiento de la Guardia Civil por parte del Ministerio de Interior y del CNI por el de la Presidencia; los gastos derivados de nuestra pertenencia a la OTAN sufragados por Exteriores y Cooperación; los convenios de las unidades BAM de la Armada suscritos con el Ministerio de Cultura y con el de Ciencia e Innovación [[13]] la sostenibilidad de los organismos autónomos de Defensa (INTA, ISFAS e INVIED) y las empresas públicas como ISDEFE (independiente); el mantenimiento de las clases pasivas de los militares (Ministerio de Empleo y Seguridad Social); así como otros gastos coyunturales o de menor entidad repartidos en los restantes ministerios.

 

1.2 Un nuevo ciclo de financiación, planeamiento e inversión para la corrección presupuestaria

Ante este doble desequilibrio cuantitativo y cualitativo, el gobierno español ha visto en la recuperación de la economía nacional, en las exhortaciones parlamentarias, en las resoluciones de los tribunales y en las presiones de Washington sobre la OTAN en general, y sobre La Moncloa [[14]] y el Ministerio de Defensa en particular [[15]], la necesidad de proceder con la estabilización y el aumento de los presupuestos de Defensa. Tal es así, que los primeros presupuestos de Defensa aprobados durante la era Cospedal arrancan con un aumento del 32,1%, 1850,66 millones de euros, lo que sitúa la partida de Defensa de 2017 en los 7.638,55 millones de euros [[16]].

La ministra de Defensa Cospedal en su visita a Washington. Fuente: Estrella digital

Por un lado, casi el total de ésta notable subida, 1817,63 millones de euros, corresponde únicamente a la imposición del Tribunal Constitucional para la inclusión de los PEAs en el presupuesto oficial del Ministerio de Defensa. La aceptación de dicha imposición, supone el reconocimiento oficial de una anomalía financiera en Defensa, la necesidad de acometer la reconcentración progresiva y transparente de unos recursos desligados del Ministerio [[17]], así como el inicio del proceso de regularización de unos presupuestos que deben blindarse mediante una legislación consensuada políticamente [[18]], todos ellos requisitos necesarios para formalizar una financiación independiente de libre de intereses partidistas.

Por otro lado, esta subida ha revelado un crecimiento real del 0,6% del presupuesto, 33,03 millones de euros. Sin embargo, este ligero aumento sumado al incremento de casi 300 millones en los todavía separados Fondos de Contingencia para misiones en el exterior, que este año alcanzan los 1.062,53 millones de euros [[19]], y el de otros gastos descentralizados de Defensa, revelan un gasto militar subyacente mucho mayor del presupuestado a nivel oficial. Además, se espera que este esfuerzo presupuestario vaya acompañado por una mejor planificación, priorización y gestión del gasto, pues esta subida irá en paralelo a la implantación del modelo de Lista Única Integrada [[20]], según el cual la Secretaría de Estado de Defensa (SEDEF) y el Estado Mayor de la Defensa (EMAD), previo análisis de las necesidades de los ejércitos, identificarán aquellas que sean más urgentes y reconducirán la asignación de créditos hacia estos programas prioritarios.

Con unos presupuestos de Defensa aproximándose al objetivo del 2% del PIB, reconcentrándose en el presupuesto oficial de la Defensa y con un control del gasto militar más eficiente, Cospedal pretende la generación de un músculo económico lo suficientemente dimensionado como para afrontar los compromisos de los programas especiales de armamento, la adquisición de nuevas capacidades (sistemas antidrón, RPA Reaper, F-35 [[21]],…) y la inminente apertura de un nuevo ciclo inversor (S-80, Fragatas F-110, Vehículo 8x8…) ante el fin de vida útil de algunas unidades, todos ellos elementos indispensables para cubrir el Objetivo de Capacidades de las Fuerzas Armadas que se aprobará en estos meses. Además, la consolidación de este crecimiento será esencial para completar la transición del Ejército de Tierra hacia las Brigadas Orgánicas Polivalentes (BOP), seguir reformando, trasladando o adquiriendo los cuarteles militares que más lo precisen (como la base naval de Las Palmas de Gran Canaria o los cuarteles de Almagro, Colmenar Vejo, Figueirido y Tenerife) y regenerar el alistamiento, la operatividad y la proyección en unos ejércitos que a principios de la crisis podían movilizar más allá de sus fronteras una fuerza de 7.700 militares [[22]].

 

2. Volcar la Defensa hacia el exterior

Por influencia histórica, dimensión político-económica y proximidad geográfica, los destinos de España están entrelazados con el que los diferentes gobiernos de la nación han considerado su espacio de influencia tradicional, esto es, el continente americano, el propiamente europeo, el espacio norafricano y, en última instancia, el eje mediterráneo Magreb-Oriente Próximo, lugares que podríamos definir como el entorno estratégico español dada la dilatada aglomeración de intereses españoles en la zona [[23]].

El brote reciente de inseguridad em estas áreas, ha otorgado un papel fronterizo a España, lo que hace del país ibérico, junto a su diplomacia, su comunidad de inteligencia y sus cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, un actor esencial en la generación multilateral de seguridad, estabilidad y paz regional. Los pilares que Cospedal está empleando desde Defensa para la consecución de estos objetivos son multitudinarios y tienen su marco de referencia en el Informe de Seguridad Nacional (2016), su basamento conceptual en la Estrategia de Seguridad Nacional (2013) y su soporte legal de la Ley Orgánica de Defensa Nacional (2005), si bien es cierto que destacan tres entre ellos: la proyección exterior de las Fuerzas Armadas, el empleo estratégico de la privilegiada geografía española y la presencia institucional española en el ámbito internacional.

Principales ejes de la proyección exterior potenciados por Cospedal. Fuente: ESN (2013)

 

2.1. Una proyección exterior sin precedentes en democracia

Pese al destacado papel que detentan las Fuerzas Armadas en la salvaguarda de la soberanía, la independencia, la integridad y el ordenamiento constitucional de España, los ejércitos son una de las mejores herramientas al servicio de la política exterior del Estado desde 1989, pues su despliegue es sinónimo de protección inmediata de los intereses nacionales en las circunstancias más adversas, dentro de los escenarios más hostiles. Por ello, la ministra de Defensa, previa gira por el grueso de los teatros de operaciones en los que actúan las Fuerzas Armadas, ha buscado en el inicio, el refuerzo o la reorientación de las misiones la generación de cooperación estratégica, disuasión militar, prevención de amenazas y respuesta a las crisis incipientes, todos ellos cometidos extraídos de las directrices del Concepto de Empleo de las Fuerzas Armadas (2017) para la generación de seguridad y defensa en el horizonte de 2017-2024.

Con tal objetivo, Cospedal no sólo ha perpetuado el papel de España como el país con más misiones militares en el exterior [[24]], sino que ha motivado su presencia permanente hasta en cinco continentes, cinco zonas marítimas y una quincena de países, en la considerada como la mayor actividad de los ejércitos españoles en tiempos de paz [[25]].

Fuerzas Armadas españolas desplegadas por el mundo. Fuente EMAD

Por mar, la Armada española alcanzó entre finales de marzo y primeros de abril de 2017 su récord de operatividad en democracia [[26]] al proyectar, aparte de la vigilancia marítima de las aguas de soberanía española y su zona económica exclusiva, un operativo naval de 11 buques, 3 submarinos [[27]] y 1.922 tripulantes por todo el mundo de forma simultánea. La actividad principal de la flota se está centrando en labores de contención marítima de la OTAN frente al desafío ruso en los mares Báltico, del Norte y Mediterráneo oriental. La Armada es también un activo participante en las misiones de la Unión Europea contra la piratería y las redes mafiosas de tráfico ilícito en el Mediterráneo central, el Indico occidental, y el Golfo de Guinea. Finalmente, otras misiones unilaterales a distancia se están centrando en labores de investigación oceanográfica, instrucción y apoyo económico al sector industrial de la Defensa.

Por el cielo, el Ejército del Aire ha batido en marzo su récord histórico de capacidad de proyección al enviar a una quincena de aeronaves a más de 10.000 kms de distancia, hasta Nevada, para participar en un ejercicio aéreo internacional en Estados Unidos. Las principales misiones encomendadas a la rama aérea más allá de nuestras fronteras están siendo la protección aérea de la OTAN sobre la región del Báltico, a la que España ha dado respuesta mediante el envío de 5 aviones F-18 junto a personal y aeronaves auxiliares, lo que supone la mayor contribución nacional hasta la fecha. Junto a esta misión, la otra gran tarea encomendada ha sido el incremento en el apoyo logístico que se da a las aeronaves francesas en el Sahel [[28]], hecho que demuestra el salto cualitativo dado por la rama aérea en el exterior.

Sobre el terreno, la novedad es que el ejército de Tierra ha abierto una nueva misión en el Báltico al desplegar la fuerza de interposición más potente que la OTAN mantiene en la zona. Compuesta por 300 militares y 80 vehículos [[29]], esta misión cuenta con la particularidad de ser el primer despliegue de 6 carros de combate Leopard y 15 blindados Pizarro fuera de territorio español, aunque no es el último, pues se espera un despliegue aún mayor de estos medios en 2018 [[30]]. Por su parte, 4 unidades de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET) también han realizado el autodespliegue aéreo en helicóptero más largo de su historia, de unos 3.000 kms, lo que las ha llevado desde España a posicionarse sobre las arenas del desierto mauritano [[31]].

Las principales tareas encomendadas al Ejército de Tierra son multipropósito, pues aparte las ya mencionadas, están asociadas a labores de misión cooperativa, adiestramiento militar y asesoramiento gubernamental de las fuerzas autóctonas en Asia occidental [[32]] y en el centro-norte de África, frente a las amenazas que suponen el terrorismo yihadista, los procesos migratorios masificados y las redes de tráfico ilícito. También el ejército terrestre se ha encargado de las labores de observancia política y verificación del cese de hostilidades en Hispanoamérica, así como del refuerzo de la defensa antiaérea aliada contra misiles balísticos en Anatolia.

Pero este despliegue histórico por tierra, mar y aire, no sólo está suponiendo una ingente movilización de medios destinados a la dotación, proyección y sostenibilidad exterior de los tres ejércitos, sino también un movimiento inédito por la cantidad de efectivos movilizados de forma permanente, que son unos 700 más que hace siete meses. Así, el despliegue actual de 3.039 militares en misiones permanentes, y cerca de un millar más en ejercicios aliados [[33]], supone retornar al marco de actuación exterior previo a la crisis, alejando los drásticos recortes del bienio 2012-2014 y ahondando en la línea de recuperación iniciada en 2015, siendo este uno de los mayores despliegues españoles desde la guerra de Irak (2002). En definitiva, este renovado vigor de la presencia española por el mundo no es sino la voluntad internacionalista y el compromiso con la seguridad que mantienen la nueva dirección de la Defensa y los ejércitos bajo su mando.

 

2.2. Una plataforma de operaciones más implicada en la defensa colectiva

Aprovechando las complejidades propias de su ubicación geoestratégica, entre Europa y el norte de África, entre el Mediterráneo y el Atlántico, España está tratando de acrecentar su peso regional sirviendo como interlocutor de referencia a la penetración de las grandes potencias extranjeras [[34]]. En materia de seguridad y defensa, dado el agravamiento de las disfunciones geopolíticas de su periferia, su posicionamiento constituye un baluarte avanzado para la seguridad de Europa, así como un elemento clave en la defensa de la OTAN en general, y del vínculo transatlántico con Estados Unidos en particular, lo que convierte al país ibérico en un auténtico portaaviones para todo el Atlántico Norte.

De forma subsidiaria, España se perpetúa como una pieza importante en la estabilidad de Occidente mediante la cesión de una parte de su suelo al empleo estadounidense de dos bases de operaciones militares, la aérea de Morón de la Frontera (Sevilla, 1958) y la aeronaval de Rota (Cádiz, 1953), ambas en comandita con el Estado receptor. Con un área conjunta de 36,7 km2, estas instalaciones militares albergan en torno a 6.000 efectivos [[35]] y una gran cantidad de medios aeronavales a día de hoy, lo que hace de ellas unos enclaves estratégicos de primer orden [[36]], desde los que Estados Unidos mantiene una gran capacidad de proyección aeroterrestre por el norte de África y Oriente Próximo [[37]], a coste cero y a razón de 20.000 vuelos al año y 4 buques a la semana [[38]].

En Morón de la Frontera, punta de lanza ante una crisis eventual contra personal estadounidense en el centro-norte de África, Estados Unidos puede albergar en caso de necesidad a una fuerza de reacción rápida de hasta 2.200 militares, 500 civiles, y 36 aeronaves de reabastecimiento Hércules C-130 y de apoyo MV-22 Osprey. Obviando las vitales labores de tráfico aéreo, apoyo al despliegue o evacuación de personal que realiza el destacamento, cabe destacar que alguno de sus contingentes ya ha sido desplegado en África ante la evidencia de gestación de crisis, sirva de ejemplo la operación Oaken Steel desarrollada en Uganda a mediados de 2016 [[39]], una práctica recurrente que se supone irá en aumento durante los años venideros por el contexto de inseguridad que impera en la región.

Por su parte en Rota, llave del Mediterráneo, cerca de 2.800 militares y 500 civiles están acantonados en la base junto a los 4 destructores Aerligh Burke norteamericanos, unidades navales de superficie que hacen las veces de interceptores como parte del paraguas antimisil de la OTAN en el sur de Europa. Recientemente, dos de estos destructores partieron desde Rota al Mediterráneo oriental y lanzaron 59 misiles Tomahawk contra la base aérea siria de Shayrat, supuestamente implicada en el uso de armamento químico contra los civiles en la guerra civil que vive el país. Este movimiento, si bien ha resaltado el importante papel de España en la retaguardia, ha destacado el papel pasivo del Estado en la toma de decisiones que atañen a su territorio, pues este hecho motivó la protesta de la titular de Defensa dado el desconocimiento previo de dicho ataque por parte del gobierno español [[40]].

En lo que respecta a la OTAN, España acoge a día de hoy tres centros de vanguardia atlánticos, uno contra explosivos improvisados en Hoyo de Manzanares (Madrid, 2010) otro de vigilancia de aeronaves en el flanco sur de la alianza en Torrejón de Ardoz (Madrid, 2010) y un cuartel de reacción rápida en Bétera (Valencia, 2003), hecho que no ha impedido a la ministra mostrarse favorable para mantener estas capacidades y, de ser posible, ampliarlas y/o reforzarlas de cara a un futuro inmediato[41]. Respecto a la Unión Europea, España acoge en su territorio el centro de satélites de la unión (Madrid, 2002) y se acaba de convertir en sede permanente del Centro Táctico Aéreo Europeo (Zaragoza, 2017).

La relevancia internacional del territorio español en los últimos meses, necesariamente acompañada por una mayor implicación exterior, una captación de recursos más voluminosa y una mayor exigencia de atención aliada al flanco sur, todas ellas coyunturas existentes durante el mandato de Cospedal, que están llamadas a conseguir una alianza preferente en lo que respecta al conocimiento, la toma de decisiones y el establecimiento de líneas de actuación en su espacio de atención prioritaria, especialmente si se ejecutan desde territorio nacional.

 

2.3 Un impulso al liderazgo español en el sistema de seguridad internacional

En un intento por consolidar una voz más sólida en el mundo libre y con ánimo de reafirmar el multilateralismo en el seno de las mismas, Cospedal está llevando a cabo un doble impulso español en el ámbito institucional. Por un lado, este impulso es claramente coyuntural, pues atañe exclusivamente a la política de nombramientos, visitas y diálogo de Estado, así como al liderazgo español en las misiones internacionales. Por otro lado, es estrictamente estructural, ya que está dirigido a obtener un mayor protagonismo español dentro del andamiaje supranacional de la OTAN y la futura Unión Europea de la Defensa.

A nivel coyuntural, el medio empleado por Cospedal para la consecución de este fin ha sido reforzar desde el Ministerio el nombramiento del nuevo embajador en Estados Unidos, Pedro Morenés, que prestó servicio como ministro de Defensa entre 2011 y 2016. Esta decisión política, destinada a primar las relaciones bilaterales con Estados Unidos en el campo de la defensa, ha sido secundada desde el Ministerio por una batería de nombramientos, tanto en el gabinete ministerial (SEDEF, SUBDEF, SEGENPOL y JEMAD, siendo este último el primer español que opta a liderar el Comité Militar de la OTAN en 2018 [[42]]), como en la renovación de la cúpula militar (JEME, AJEMA Y JEMA), en los que ha sido determinante para su elección la experiencia internacional, generalmente en la OTAN, y el perfil técnico de los aspirantes. Esta política de nombramientos se ha seguido mayoritariamente en la designación de otros tantos altos cargos, civiles y militares, que son los principales responsables de la dirección de los organismos del Estado Mayor de la Defensa y de los departamentos ministeriales.

Paralela a estos nombramientos, ha sido la apertura de un canal de comunicación con la administración de Estados Unidos, con otros miembros de la defensa europea y con la OTAN. En este sentido, ha destacado el diálogo de Estado vía telefónica entre los presidentes Donald Trump y Mariano Rajoy, quienes pudieron saludarse personalmente en una reunión posterior de la OTAN en Bruselas, así como la visita oficial realizada por la ministra de Defensa española al secretario de Defensa estadounidense. También, destaca la presencia de Cospedal en las cumbres y reuniones de ministros celebradas en el contexto europeo. Finalmente, destaca la reunión bilateral mantenida entre la ministra y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y la sostenida con el jefe militar de la organización, Petr Pavel, todos ellos contactos en los que se han tratado temas como el gasto de Defensa, las misiones internacionales y las amenazas compartidas.

La ministra en una reunión de la OTAN en Bruselas. Fuente: Ministerio de Defensa

También se ha impulsado desde el ministerio un refuerzo al liderazgo español de hasta cuatro fuerzas multinacionales, con opción a una quinta. Así, a la toma del mando de la operación marítima de la Unión Europea en el Índico y a la misión naval de reacción inmediata de la OTAN en el Mediterráneo Oriental y el Mar Negro, se suman la pronta asunción de la respuesta rápida para la gestión de crisis de la Unión Europea y el liderazgo del Eurocuerpo en la República Centroafricana. Finalmente, a este liderazgo patentado, ha de sumarse la petición española [[43]] para encabezar durante el segundo semestre de este año la operación naval contra las mafias migratorias del Mediterráneo central.

A nivel estructural, los movimientos de Cospedal están destinados a mostrar la predisposición de España para acoger un refuerzo de la presencia de la estructura militar tanto de la OTAN como de la Unión Europea. Para empezar, junto a sus homólogos de Francia, Italia y Portugal, la ministra de Defensa de España abandera una iniciativa para captar la atención y reforzar la capacidad operativa de la OTAN en todo el flanco mediterráneo, hecho que supondría destacar la importancia de la estructura atlántica en territorio español y la posible implantación futura de nuevos centros de la alianza. En lo que respecta a la Unión Europea, Cospedal está haciendo que España lidere junto a Alemania, Francia e Italia la creación de un ejército único europeo como medio para fortalecer el proceso de unidad comunitario, ganar autonomía estratégica en la defensa continental y reforzar el pilar europeo de la OTAN.

 

3. Promover una política al servicio del Estado

El tercer gran pilar impulsado por Cospedal supone explotar aquellas materias en las que más fácilmente puede conseguirse un consenso con otras fuerzas políticas (reforma de las Fuerzas Armadas, tejido industrial, neutralidad política y cultura de Defensa) lo que debe alejar a las medidas adoptadas de contaminaciones partidistas, carentes de planificación o unilaterales, pues ello las condenaría a corto plazo.

 

3.1. Una defensa social de naturaleza cívico-militar

En primer lugar, la dirección de Cospedal en Defensa ha supuesto un punto de inflexión a ciertos retos cívico militares heredados de anteriores administraciones. Así, a principio de 2017, un dictamen del Consejo de Estado asumía la responsabilidad patrimonial del Ministerio de Defensa en el accidente del avión Yakovlev 42, acaecido en mayo de 2003, que supuso la muerte de 62 militares españoles a su regreso de Afganistán. La estrategia adoptada por Cospedal frente a esta tragedia fue una actividad intensa por su parte, al reunirse con la Asociación de Víctimas del Yak 42 primero, y comparecer en el Congreso de los Diputados después, asumiendo el dictamen del Consejo de Estado y con ello la responsabilidad del Estado en el accidente [[44]]. La petición de perdón de la ministra en nombre del Estado, la firma del expediente administrativo relativo a las solicitudes de indemnización formuladas por los familiares y la celebración de un posible homenaje en 2018 a los soldados fallecidos, suponen la reparación moral de los familiares de las víctimas y la finalización de un agravio oficial que ha durado casi quince años.

También, en este sentido, Cospedal ha tratado de reparar otros males estructurales en la política de personal de las Fuerzas Armadas, destacando la salida forzosa de los militares de Tropa y Marinería que no han alcanzado la condición de militar de carrera a los 45 años de edad. Cospedal, contraria a engrosar las filas de los ejércitos con soldados de avanzada edad, tampoco es partidaria de abandonar a este numeroso colectivo frente a la precariedad sociolaboral que padece, por lo que ha impulsado una Subcomisión de Defensa que está apostando por la reinserción laboral del mismo tras su desvinculación con las Fuerzas Armadas. Para ello, se están intensificando la firma de numerosos convenios de colaboración con otros ministerios, administraciones autonómicas y locales, así como empresas, en la búsqueda de una oferta formativa civil para estos militares, una mayor inclusión en los programas de becas y una cierta preferencia en la adjudicación de puestos de trabajo públicos relacionados con la seguridad.

Otras tareas nucleares de la Subcomisión pasan por dar un impulso a la inclusión, respeto e igualdad de la mujer en las Fuerzas Armadas [[45]], por favorecer la integración de los militares heridos en acto de servicio, por reformar la movilidad y el régimen profesional de la tropa, así como por mejorar la conciliación de la vida familiar, todas temáticas que exigirán un plan integral creado al efecto o su blindaje mediante una futura ley.

 

3.2 Un salto en la diplomacia de Defensa

En segundo lugar, Defensa mantiene el impulso que está dando a la industria militar, una amalgama de consorcios y empresas nacionales que, tras acaparar una cuota del 3,5% del mercado global, se ha consolidado como séptimo exportador mundial de armamento [[46]]. Este apoyo desde el Ministerio, no sólo está favoreciendo su estabilidad presupuestaria interna, sino que está apoyando su consolidación internacional mediante la expansión hacia zonas de mercado demandantes.

Aparte del propiamente español, los mercados tradicionales de la industria de defensa nacional son los países integrantes de la OCDE, la OTAN y la Unión Europea, así como otros mercados ultraperiféricos como Arabia Saudí y Australia, lugares a los que Defensa está enviando distintas unidades de la Armada e importantes delegaciones diplomáticas [[47]] para favorecer la adjudicación de los suculentos contratos navales que ofertan estos países a día de hoy.

Y es que, en España, la proyección del complejo armamentístico se ha convertido en un asunto de Estado, no sólo porque supone un suculento beneficio para las corporaciones nacionales, sean privadas o de capital público, sino porque esta asociación refuerza las relaciones político-comerciales de España con otras naciones. Al mismo tiempo, da prestigio al sector empresarial español mediante la conocida Marca España y también otorga influencia al país en materia de seguridad mediante la llamada Diplomacia de Defensa, ambas cosas necesarias para contar con una industria militar fuerte que sirva como una referencia continental en el venidero Mercado Europeo de la Defensa [[48]].

Finalmente, estas relaciones bilaterales actúan como un activo tecnológico para el interés general, dado que la sociedad española en su conjunto se dota de una industria de investigación, desarrollo e innovación viable, que en tiempos de paz está generando cerca de 20.800 puestos de trabajo directos y en torno a 70.000 puestos indirectos e inducidos [[49]], derivados de la multitud de empresas de servicios auxiliares que secundan el proceso industrial.

Exportaciones españolas de material de Defensa (2002-2016). Fuente: Elaboración propia

 

3.3. Imparcialidad política y firmeza al servicio del gobierno

En tercer lugar, el Ministerio de Defensa está mostrando su firmeza en la función que atañe directamente a la soberanía española, sin caer en las provocaciones públicas que la cuestionan, lo que hubiera interferido gravemente en los equilibrios políticos y en los lazos diplomáticos del gobierno español. Un ejemplo interno está en los despropósitos de los partidos independentistas catalanes, unas veces molestos por la presencia del ejército en la Comunidad y otras amenazando al Estado con desatar un proceso secesionista, a los que el Ministerio ha respondido manteniendo su plan de ruta inicial (maniobras, reuniones de Estado, actos castrenses...) y destacando el papel competencial del ejecutivo y su firme intención de cumplir y hacer cumplir la ley en todo el territorio español [[50]].  

Otro ejemplo, esta vez foráneo, lo encontramos en los exabruptos de algunos políticos británicos conservadores que han llegado a reclamar la necesidad de una guerra contra España para defender Gibraltar tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea [[51]], a lo que se ha respondido desde el Ministerio con altas dosis de sentido común, destacando la reclamación territorial mantenida por España, recordando la situación jurídica del istmo y haciendo acto de presencia con sus unidades aeronavales en las zonas en disputa.

 

3.4. Un impulso a la cultura de Defensa

En cuarto y último lugar, se intenta fortalecer la cultura de Defensa de cara a la sociedad, para que ésta se conciencie sobre la necesidad de destinar recursos a la política de seguridad y defensa, para que conozca las amenazas existentes y la respuesta que reciben desde el Ministerio, y para que conozca la historia militar del país y proteja el patrimonio cultural de sus ejércitos.

La estrategia, en este sentido, esta abogando por dar una mayor visibilidad pública a los asuntos de las Fuerzas Armadas, más allá de las escuetas referencias político-militares a su labor en entrevistas y comparecencias oficiales. Así, por ejemplo, los actos de carácter castrense se han visto revitalizados por una mejora en la dotación presupuestaria destinada a los fastos de su preparación y por una creciente afluencia social, sirvan de ejemplo el aumento del 157% en renovados actos del día de las Fuerzas Armadas de 2017 [[52]], la concentración de una decena de unidades de la Armada por el 300 aniversario de la Real Compañía de Guardiamarinas o las multitudinarias juras de bandera para civiles celebradas en territorio nacional en los últimos meses.

S.M Felipe VI saluda al buque insignia en los actos de la R. C de Guardiamarinas. Fuente: ABC

En paralelo, se sigue alimentando su protagonismo en actos de carácter cívico-cultural, como eventos deportivos y en festividades religiosas, sin olvidar la función social que cumplen en pro de nuestra seguridad desde centros de investigación, think tanks, redes sociales, museos, foros y desde el propio sistema educativo, todos ellos centros de información encargados de completar el 2% del PIB con un 98% de rearme de valores [[53]].

 

Conclusión

A primeros de 2017, semanas después de que Cospedal tomase el cargo de ministra de Defensa de España, la incertidumbre se adueñó de un Ministerio depauperado a causa de la crisis económica, el estancamiento político y la presión internacional. Para colmo, la persona que había llegado para orquestar una respuesta a los desafíos del Ministerio era una política mediática no experimentada en los asuntos técnicos de la Defensa, una ministra que debía alternar su cargo en Defensa para satisfacer las exigencias de la secretaría general de un partido político y del liderazgo autonómico del mismo y una mujer con un entorno cuestionado a causa de la corrupción.

Apenas unos meses después de su toma de posesión, nos encontramos con que la titular de Defensa ha conducido a la institución hacia las vísperas de una gran reforma meditada, aún en fase de planeamiento y ejecución, que persigue la reestructuración sustancial de los pilares que sostienen la Defensa antes del horizonte de 2024. 

A tal fin, la ministra Cospedal esta iniciando un viraje realista en la gestión económica del gasto militar, hasta ahora peligrosamente sobredimensionado y descentralizado en otros ministerios, mediante la centralización, la racionalización y el control eficiente del gasto militar como paso previo a la captación de nuevas inversiones que acerquen al 2% del PIB el presupuesto ministerial. En paralelo, como medio para generar seguridad nacional y prestigio internacional a España, Cospedal esta acrecentando la proyección internacional cuantitativa y cualitativa de las Fuerzas Armadas a través de las misiones internacionales, esta potenciado la privilegiada posición geoestratégica del país dando cabida a las organizaciones supranacionales en su territorio y esta favorecido una mayor presencia nacional en los grandes centros decisorios de la comunidad internacional. Finalmente, con el objetivo de articular una política sostenible en él tiempo, Cospedal ha manejado el ministerio sin contaminarlo de forma partidista, reparando alguno de los agravios generados en su seno, impulsando el tejido industrial de la Defensa, actuando con neutralidad frente a los problemas de naturaleza política y enriqueciendo con vistosidad, simbolismo y reconocimiento constantes a la cultura de Defensa.

Dado que la perdurabilidad de la XII Legislatura de la etapa democrática está amenazada por la polarización ideológica del Congreso de los Diputados, el objetivo primordial de Cospedal es que estas líneas de acción sean planificadas pormenorizadamente, se pongan en marcha en cuanto lo permitan las circunstancias y queden sin desmantelar a medio plazo. De esta forma, aunque aún estén por vislumbrarse sus efectos, el cumplimiento de este plan de ruta supondría retomar la prosperidad de la Defensa en la etapa democrática, como medio para fortalecer a un Estado cuya acción en la materia ha estado tradicionalmente sumida en la irrelevancia institucional, el desencuentro ideológico y la divergencia de acción, males de largo aliento tan antiguos como la propia nación. El proyecto es ambicioso, pues rara vez en la historia reciente de España se hizo tanto por el bien común con tan poco, sin embargo, en palabras de la propia secretaria de Despacho de Guerra y Marina y ministra de Defensa número 432, toda grandeza nace de pequeños comienzos.

Manuel J. Ruiz Isac, analista colaborador del IEEE y del think tank internacional Katehon. Graduado en Geografía e Historia.

 

Referencias


[[1]] La descripción, aunque adaptada, procede de una similar de Trillo, F. (2005). Memoria de entreguerras. Mis años en el Ministerio de Defensa (2000-2004). Barcelona: Planeta, p. 45 y 46

[[2]] La descripción del Ministerio de Defensa puede verse en Galán, L. (2008). "Soy pacifista". EL PAIS, 27 de abril. Disponible en: http://elpais.com/diario/2008/04/27/domingo/1209268354_850215.html

[[3]] Es el ex ministro de Defensa José Bono quien deja testimonio de su existencia en Bono, J. (2015). Diario de un ministro. De la tragedia del 11 M al desafío independentista catalán. Barcelona: Planeta, p.368

[[4]] Nieto y López-Cordón, J. M. (2008). Gobernar en tiempos de crisis: las quiebras dinásticas en el ámbito hispánico (1250-1808). Madrid: Silex, p.109-132

[[5]] Artículo 8.1 de la Constitución Española -CE- 1978, artículo 8, Sección 1ª. Madrid: Catálogo de Publicaciones de la Administración General del Estado, p. 10. Disponible en: https://www.boe.es/legislacion/documentos/ConstitucionCASTELLANO.pdf

[[6]] F. del Vado, S. (2017). "Las Claves del Presupuesto 2017". Revista Española de Defensa nº 339, p. 18-21.

[[7]] El término procede de Ruiz de Vergara, J. (2017). “Cospedal encara el final de su “revolución tranquila” en las Fuerzas Armadas”, Es Diario, 5 de mayo. Disponible en: http://www.esdiario.com/464630953/Cospedal-FAS-aper.html

[[8]] Véase el presupuesto oficial en Ministerio de Defensa. (2015). "Presupuesto del Ministerio de Defensa 2015". Madrid: Secretaría de Estado de la Defensa, p.9. Disponible en: http://www.defensa.gob.es/Galerias/presupuestos/presupuesto-defensa-2015.pdf

[[9]] Así lo especifica la propia ministra en Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados. (30 de mayo de 2017). "Intervención de la ministra de Defensa para la presentación de los presupuestos de su departamento". XII LEGISLATURA Núm. 58 (págs. 78-87). Madrid: CORTES GENERALES, p.78. Disponible en: http://www.congreso.es/public_oficiales/L12/CONG/DS/PL/DSCD-12-PL-58.PDF

[[10]] Tribunal Constitucional (10 de Agosto de 2016). "Recurso de inconstitucionalidad núm. 6524/2014". Madrid: BOE. Disponible en: https://www.boe.es/boe/dias/2016/08/10/pdfs/BOE-A-2016-7733.pdf

[[11]] Tribunal de Cuentas. (2011). "Informe nº 943 de fiscalización de la participación de las Fuerzas Armadas españolas en misiones internacionales, ejercicios 2009 y 2010". Madrid: Congreso de los Diputados, p. 29-31. Disponible en: http://www.congreso.es/docu/inf_fiscTC/251-5.pdf

[[12]] Diario de sesiones del Congreso de los Diputados. (28 de marzo de 2017). "Comparecencia del señor presidente del Tribunal de Cuentas Álvarez de Miranda". XII LEGISLATURA Núm. 27 (pág. 10). Madrid: CORTES GENERALES, p.10. Disponible en: http://www.congreso.es/public_oficiales/L12/CORT/DS/CM/DSCG-12-CM-27.PDF

[[13]] Infodefensa.com. (2011). "Dos de los nuevos BAM serán cofinanciados por los Ministerios de Ciencia y de Cultura". Infodefensa.com, 29 de julio. Disponible en: http://www.infodefensa.com/es/2011/07/29/noticia-dos-de-los-nuevos-bam-seran-cofinanciados-por-los-ministerios-de-ciencia-y-de-cultura.html

[[14]] Véase la versión estadounidense de la llamada en La Casa Blanca. ( 7 de febrero de 2017). "Lectura de la llamada del Presidente con el primer ministro Mariano Rajoy de España". Washington: Oficina del Secretario de Prensa, disponible en: https://www.whitehouse.gov/the-press-office/2017/02/07/readout-presidents-call-prime-minister-mariano-rajoy-spain, o la versión española de la misma en La Moncloa. ( 7 de febrero de 2017). "Llamada del presidente de Estados Unidos al presidente del Gobierno". Madrid: Ministerio de Presidencia, disponible en: http://www.lamoncloa.gob.es/presidente/actividades/Paginas/2017/070217-trump.aspx.

[[15]] Faus, J. (2017). "España se compromete ante el Gobierno de Trump a elevar el gasto militar". EL PAIS, 24 de marzo. Disponible en: http://politica.elpais.com/politica/2017/03/23/actualidad/1490297779_670454.html

[[16]] F. del Vado, S. (2017). "Las Claves del Presupuesto 2017". Revista Española de Defensa nº 339, p. 18.

[[17]] Cancio, F. (2017). "Cospedal: «Veo a Rajoy candidato si las cosas siguen como hasta ahora»". La Razón, 19 de febrero. Disponible en: http://www.larazon.es/espana/maria-dolores-de-cospedal-usaremos-todos-los-medios-de-la-constitucion-para-evitar-el-referendum-JE14547068

[[18]] Ministerio de Defensa. (9 de marzo de 2017). "Conferencia de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, en el Club Siglo XXI". Madrid: Oficina de Comunicación p.6. Disponible en:http://www.defensa.gob.es/Galerias/gabinete/ficheros_docs/2017/170309-cospedal-conferencia-siglo-xxi.pdf

[[19]] Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados. (26 de Abril de 2017). "Comparecencia del señor Secretario de Estado de Defensa". XII LEGISLATURA Núm. 216. Madrid: CORTES GENERALES, p.7. Disponible en: http://www.congreso.es/public_oficiales/L12/CONG/DS/CO/DSCD-12-CO-216.PDF

[[20]] Ministerio de Defensa. (26 de abril de 2017). "Comparecencia del secretario de Estado de Defensa en la Comisión de Defensa del Congreso". Madrid, Notas de Prensa. Disponible en: http://www.defensa.gob.es/gabinete/notasPrensa/2017/04/DGC-170426-comparecencia-sedef.html

[[21]] Aunque aún no es oficial, la probabilidad de adquirirlos para la sustitución del ala embarcada es alta, dada la ausencia de reactores de despegue vertical en el mercado. Véase Pardo, P. (2017). "España estudia comprar a EEUU el cazabombardero más moderno y más caro". EL MUNDO, 12 de marzo. Disponible en: http://www.elmundo.es/espana/2017/03/12/58c460fbe2704ee6678b45fe.html

[[22]]   En una comparecencia en el Congreso a finales de 2008, la entonces ministra de Defensa suprimió el límite de 3.000 militares en el exterior, aduciendo que España tenía capacidad para mantener hasta 7.700, lo que acercaba a España a países de la talla de Italia, Francia y Reino Unido al poder desplegar sus tropas en seis escenarios simultáneos (dos de gran entidad y otros cuatro de menor exigencia) empleando el 10% de su fuerza operativa. Véase F. Del Vado, S. (2008). "Carme Chacón informa al Crongreso". Revista española de Defensa nº 247, pp. 6-11.

[[23]] Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación . (2015). Presencia de España. La Empresa española en el mundo. Madrid: Gobierno de España, p.7-11

[[24]]     España está presente en todas las operaciones de mantenimiento de la paz de la Unión Europea y en todas, salvo en Kosovo, las de la OTAN. Véase Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados . (19 de abril de 2017). "Intervención de Don Pedro Morenés y Álvarez de Eulate, embajador de España en Estados Unidos". XII LEGISLATURA Núm. 196 (págs. 18-33). Madrid: CORTES GENERALES, p.20. Disponible en: http://en.congreso.es/public_oficiales/L12/CONG/DS/CO/DSCD-12-CO-196.PDF

[[25]] El mayor despliegue naval militar de España en las últimas décadas, destacando la variedad operativa de los buques, la tipología y pabellones de las misiones y las áreas de actuación en seis continentes. Villarejo, E. (2017). "Armada Española: Un despliegue en los cinco continentes". ABC, 21 de marzo, p. 24

[[26]] Villarejo, E. (2017). "Armada Española: Un despliegue en los cinco continentes". ABC, 21 de marzo, p.24, 25

[[27]] Villarejo, E. (2017). "Despliegue de los tres submarinos de la Armada al mismo tiempo". ABC, 7 de abril. Disponible en: http://abcblogs.abc.es/tierra-mar-aire/public/post/submarinos-armada-despliegue-21148.asp/

[[28]] Cembrero, I. (2017). "Salto cualitativo de la implicación de España en la lucha antiterrorista en el Sahel". El Confidencial, 14 de marzo. Disponible en: http://www.elconfidencial.com/mundo/2017-03-14/espana-aumenta-implicacion-lucha-antiterrorista-sahel_1347131/

[[29]] González, M. (2017). "Las tropas españolas se despliegan junto a Rusia con la orden de evitar provocaciones". EL PAIS. Disponible en: http://politica.elpais.com/politica/2017/05/23/actualidad/1495561605_705842.html

[[30]] Carrasco, B.  2017). "El ejército aportará 15 Leopard y 29 Pizarro a la VJTF de la OTAN en 2018". Infodefensa.com, 29 de mayo. Disponible en: http://www.infodefensa.com/es/2017/05/29/noticia-ejercito-aportara-leopard-pizarro.html

[[31]] EMAD. (2017). "Las FAMET realizan el auto-despliegue aéreo en helicóptero más largo en sus 50 años de historia". Sala de Prensa, 12 de abril . Disponible en: http://www.emad.mde.es/EMAD/novemad/noticias/2017/04/Listado/170412-ejercicio-flintlock-famet.html

[[32]] No se descarta la apertura de una nueva misión de asesoramiento, asistencia y adiestramiento en Afganistán. González, M. (2017). "El Gobierno estudia volver a enviar tropas a Afganistán a petición de EEUU". EL PAIS, 3 de junio. Disponible en: http://politica.elpais.com/politica/2017/06/02/actualidad/1496428431_081101.html

[[33]] Villarejo, E. (2017). "Llega el contingente español a Letonia… y España rebasa los 3.000 efectivos en el exterior". ABC, 10 de junio. Disponible en: http://abcblogs.abc.es/tierra-mar-aire/public/post/espana-letonia-exterior-21579.asp/

[[34]] Tanto con la administración americana, (González, M. (2017). “Rajoy se ofrece a Trump como interlocutor en Europa y América Latina”. EL PAÍS, 8 de febrero) disponible en: http://politica.elpais.com/politica/2017/02/07/actualidad/1486475176_129376.html  como con la china (Espinosa, J. (2017). “Rajoy, en China: Aún no hay nada, pero España tiene que estar ahí". EL MUNDO, 15 de mayo) disponible en: http://www.elmundo.es/economia/2017/05/15/5919cae7ca47417a198b45c3.html, el presidente español Mariano Rajoy ha destacado el rol de España como enlace entre sus respectivos países con la Unión Europea e Hispanoamérica.

[[35]] S.F. (2016). "Barack Obama en España". Revista española de Defensa nº 330, pp-12,13.

[[36]] Villarejo, E. (2017) "James Costos, embajador de EE.UU.: «Las bases de Rota y Morón son estratégicas»". ABC, 15 de enero. Disponible en: http://abcblogs.abc.es/tierra-mar-aire/public/post/james-costos-embajador-rota-moron-20714.asp/

[[37]] Dezcallar, J. (2015). Valió la Pena. Una vida entre diplomáticos y espías. Barcelona: Peninsula, p.452

[[38]] Bono, J. (2015). Diario de un ministro. De la tragedia del 11 M al desafío independentista catalán. Barcelona: Planeta, p.162.

[[39]] Villarejo, E. (2017) "«Oaken Steel»: el despliegue de los marines de Morón". ABC, 13 de marzo. Disponible en: http://abcblogs.abc.es/tierra-mar-aire/public/post/marines-moron-uganda-21027.asp/

[[40]] González, M. (2017). “Cospedal se queja a EE UU de que no le informó del ataque a Siria con buques de Rota”. EL PAÍS, 21 de abril. Disponible en: http://politica.elpais.com/politica/2017/04/20/actualidad/1492708505_093778.html

[[41]] Villarejo, E. (2017). “Cospedal, a favor de “ampliar y reforzar” la estructura de mando de la OTAN en España”. ABC, 17 de febrero.Disponible en: http://abcblogs.abc.es/tierra-mar-aire/public/post/cospedal-otan-mando-20872.asp/

[[42]] ECD. (2017). "El Gobierno apuesta por el JEMAD Alejandre para que mande en la OTAN". El Confidencial Digital, 5 de abril. Disponible en: http://www.elconfidencialdigital.com/defensa/Gobierno-apuesta-nuevo-JEMAD-OTAN_0_2904909485.html

[[43]] Villarejo, E. (2017) "España pide liderar la operación marítima de la UE frente a Libia desde septiembre". ABC, 3 de mayo. http://abcblogs.abc.es/tierra-mar-aire/public/post/espana-pide-liderar-la-operacion-maritima-de-la-ue-frente-a-libia-desde-septiembre-21356.asp/

[[44]] Ministerio de Defensa. (16 de enero de 2017). "Comparecencia de la ministra de Defensa ante la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados". Madrid: Oficina de Comunicación, p. 1-10. Disponible en: http://www.defensa.gob.es/Galerias/gabinete/ficheros_docs/2017/170116-comparecencia-cospedal-congreso-yak42.pdf

[[45]] Ministerio de Defensa. (9 de junio de 2017). "Defensa modifica el Reglamento de Destinos del personal militar profesional". Madrid, Notas de Prensa. Disponible en: http://books.sipri.org/files/FS/SIPRIFS1602.pdf

[[46]] SIPRI (2016). “Trends in International Arms Transfers, 2015”, SIPRI Fact Sheet, febrero de 2016. Disponible en: http://books.sipri.org/files/FS/SIPRIFS1602.pdf

 

[[47]] Destacan la visita en enero de 2017 a Arabia Saudí de S.M. Felipe VI, junto a algunos ministros y secretarios de Estado, con la idea de asegurar la venta de 5 corbetas Avante 2200 al país árabe, y el viaje de la ministra de Defensa Cospedal a Australia en junio con el objetivo de impulsar la candidatura española a la construcción de 9 fragatas para la marina australiana, el que sería el mayor contrato militar de la industria de Defensa española en toda su historia.

[[48]] Así lo especifica la propia ministra en Hernández, V. (2017). "Tenemos unas Fuerzas Armadas a la cabeza de las grandes naciones". Revista española de Defensa nº 336, pp. 9-10.

[[49]] Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados. (26 de Abril de 2017). "Comparecencia del señor Secretario de Estado de Defensa". XII LEGISLATURA Núm. 216. Madrid: CORTES GENERALES, p.4. Disponible en: http://www.congreso.es/public_oficiales/L12/CONG/DS/CO/DSCD-12-CO-216.PDF

[[50]] Herrera, C. (2017). "Entrevista a María Dolores de Cospedal". COPE, 25 de mayo. Disonible en: http://www.cope.es/audios/herrera-cope/escucha-entrevista-maria-dolores-cospedal-herrera-cope_385138

[[51]] E.E (2017). “May iría a la guerra por defender Gibraltar, asegura un líder conservador”. EL ESPAÑOL, 2 de abril. Disponible en: http://www.elespanol.com/mundo/europa/20170402/205479604_0.html

[[52]] Aguirre y Sánchez, J. y. R (2017). "Defensa recupera el lustre en su Día de las Fuerzas Armadas". EL MUNDO, 27 de mayo. Disponible en: http://www.elmundo.es/espana/2017/05/27/5928783b468aebb76a8b45f4.html

[[53]] Según Cospedal, aunque en unos años se destine el 2% del PIB a Defensa, de nada servirá si no se nutre el 98% restante con valores. Ministerio de Defensa. (9 de marzo de 2017). "Conferencia de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, en el Club Siglo XXI". Madrid: Oficina de Comunicación p.7. Disponible en: http://www.defensa.gob.es/Galerias/gabinete/ficheros_docs/2017/170309-cospedal-conferencia-siglo-xxi.pdf