Open Source Intelligence. Una perspectiva israelí

Versión para impresiónVersión para impresión

Análisis GESI, 4/2012

La disponibilidad de un departamento de Inteligencia de Fuentes Abiertas (Open Sources Intelligence, OSINT) ha estado presente en los servicios de la comunidad de inteligencia de Israel desde sus propios inicios.[1]

Las conclusiones de la Comisión Nacional Agranat, que estudió en profundidad los fallos de la inteligencia militar israelí previos [2] y durante [3] la guerra del Yom Kippur sacudió la organización y modelo existente, formulando una serie de recomendaciones tendentes a evitar una tragedia similar en el futuro. Así, se creó una organización mucho más estable y vertebrada, por lo que a OSINT concierne, en torno a la sección Hatzav, que ulteriormente fue desmembrada para ser redistribuida entre las distintas ramas de la comunidad de inteligencia. Desde la perspectiva temporal actual, diera la impresión que la implementación de sus recomendaciones no han sido todo lo satisfactorias que se esperaban, como quedó bien demostrado en la segunda Guerra del Líbano, en la operatividad del ejército israelí en los años previos a esta guerra[4] y en una ausencia de coherencia, bastante palpable, en el liderazgo tanto militar como político del conflicto, como se puede inferir a partir de las circunstancias que rodearon la ocupación y posterior retirada de la aldea de Saluki[5] .

Entre los ámbitos que salieron reforzados de todo el proceso de reevaluación de fallos en la comunidad de inteligencia de Israel se encuentra lo que tradicionalmente se conoce por sus siglas inglesas – OSINT – Open Source Intelligence. Recientemente, en lo que parece ser un refuerzo del carácter holístico, por lo que a la información concierne, de los servicios de la comunidad de inteligencia de Israel, se ha vuelto a enfatizar, desde diversos estudios especializados, la importancia del Open Source Intelligence, hasta el punto de formular el siguiente aserto: Intelligence experts estimate that between 80 and 90 per cent of the information the decision makers need is OSINT [6]. En esta misma línea argumental se enmarcaría algunas de las recientes publicaciones de Shay Shabtai[7] – una de ellas bajo el subtítulo: From Poetry Anthologies to Computer Files - al elaborar lo que podríamos tipificar, sin pretensión alguna, como la teoría de Haim Guri . Toma este analista del AMAN como uno de los ejes centrales de su formulación del OSINT algunas de las reflexiones manifestadas por el poeta israelí Haim Guri[8], en una entrevista que concedió al periodista Shiri Levari, y que fue publicada en el periódico Ha’aretz en octubre de 2006. Si sorprendente ha sido el enunciado anterior, tanto más podría parecer el del título del artículo mencionado, i.e Intelligence Officer Must Read Poetry. En aquella entrevista, H. Guri rememora su experiencia, como miembro de una delegación de intelectuales que visitó Egipto por primera vez en 1977, tras la visita de A. Sadat a Jerusalén. En ella, tuvo ocasión de reunirse con el Dr. El-Hussein Fawzi[9] y de hablar ampliamente de las diferentes guerras egipcio-israelíes. Asumía éste sin ambages, que el ataque egipcio a Israel en el 1948 fue un crimen histórico, pero que en la guerra de los Seis Días Israel les humilló, provocando la burla y el desprecio de mujeres e hijos. Ese profundo malestar por la humillación recibida dejó su indeleble impronta en la producción literaria egipcia con posterioridad al 1967. Concluye el Dr. Fawzi que si la comunidad de inteligencia israelí hubiese leído la producción poética egipcia tras la guerra del 1967, habría sabido que la del Yom Kippur era inevitable.

Los servicios israelíes estiman como prioridad la necesidad de monitorizar el contexto cultural, social e ideológico de los países que inciden de manera significativa en sus intereses nacionales. Este criterio se asumió de manera sistemática durante el periodo de tiempo previo a la guerra de los Seis Días, y especialmente tras la guerra de 1973. En época más reciente, la integración de toda la información suministrada por medios de comunicación, redes sociales, páginas webs, etc. proporcionan una información nada desdeñable sobre la disposición y perfil de un determinado grupo social o de individuos. Un seguimiento y análisis de las repercusiones del vídeo difundido tras la muerte de Neda Sultán en Irán mostró la gran influencia y las repercusiones que tuvo en el Movimiento Verde de este país.

El uso de OSINT dentro de la comunidad de inteligencia, desde la perspectiva israelí, se desarrolla en cinco niveles o círculos concéntricos. El más externo se genera en torno a la información que emana de fuentes abiertas, observando lo que está ocurriendo dentro de un grupo social o país y lo que hay significativamente nuevo en el seno de una sucesión de acontecimientos. Algunas veces, la crisis entre países podría estar motivada por lo que se emite desde las plataformas de comunicación de dominio público. El ataque al buque americano de espionaje electrónico Liberty, durante la guerra de los Seis Días, fue mantenido hasta donde se pudo en la fase inicial en absoluto secreto, ya que se temía que hubiesen sido los soviéticos los responsables del ataque. Si hubiese sido así, y de haber trascendido la noticia a la opinión pública, la presión sobre el gobierno americano para una dar respuesta adecuada sobre la flota rusa habría provocado una escalada en las operaciones militares que podrían haber desembocado en una abierta confrontación. El alivio fue enorme cuando se supo que fue la aviación israelí la responsable de dejar el buque totalmente inoperativo.

El siguiente círculo de OSINT se centra en la construcción de perfiles completos sobre acontecimientos diversos. Estos perfiles están modulados por lo que de común se llama “efecto mariposa” y abordan las repercusiones que tienen las crisis económicas, sociales, etc. También se incluye en este ámbito los análisis de espectro amplio como las convulsiones sociales y políticas de la llamada “primavera árabe”, la crisis griega y sus repercusiones sobre la estabilidad del euro. Muy recientemente, el foco de estos análisis ha estado centrado en las prospecciones en campos gasísticos – en zona marítima israelí - entre las costas israelíes y chipriotas y sus repercusiones en el contexto de seguridad para Israel y Turquía. Otrosí, la monitorización de los cambios fundamentales en la estructura económica, social y política de un país está en estrecha relación con los anteriormente señalado, si bien en este caso llegaría incluso a mermar la enjundia de otros instrumentos de la comunidad de inteligencia como SIGINT y HUMINT. Se incluye también en este nivel los aspectos vinculados a la diplomacia abierta, analizando ora los comunicados verbales en discursos y arengas, ora las decisiones unilaterales que un país puede adoptar entre los que tendrían especial relevancia los ejercicios militares, publicaciones científicas, etc. en los que se plasmen y verifiquen logros tecnológicos, resoluciones de la ONU o informes de la AIEA.

El siguiente círculo quedaría conceptualizado en lo que hay detrás de una noticia. Es fundamental para los responsables de OSINT conocer en profundidad lo que hay detrás de una noticia. Mientras que la penetración directa de secretos suele ser harto difícil, OSINT suele diseñar otras vías de acceso indirectas para su penetración. Una lectura detallada de los discursos, lenguaje corporal – especialmente en el momento de abordar temas sensibles – la calidad semántica del léxico, etc. pueden revelar corrientes de pensamiento e información tan valiosa como la obtenida a través de SIGINT y HUMINT. Los análisis llevados a cabo a posteriori de los discursos emitidos por A. Sadat antes de la guerra del Yom Kippur mostraban claramente el calado y determinación de los acontecimientos que habrían de venir. Lo mismo se hizo con los de S. Hussein y actualmente con los de Hassan Nasrallah. Siguiendo la metodología soviética, se pudo anticipar claramente la pérdida de poder de A. Hashemi Rafsanjani en Irán a partir de su ausencia en algunos determinados actos oficiales durante la segunda mitad de 2009. Así, Shay Shabtai señala y recupera la libremente acuñada teoría de H. Guri al dirigir su atención hacia las creaciones y tendencias literarias iraníes, incluso su cinematografía, como muestra de una corriente de pensamiento que recrea los mitos del imaginario del Irán de los ayatollahs. En el contexto egipcio podríamos mencionar la corriente de pensamiento que se atisbaba en la obra The Yacoubian Building – título de la versión inglesa – del escritor egipcio Alaa al-Aswany, que anticipaba de manera nítida el fortalecimiento de los partidos y movimientos de la oposición de egipcios entre el 2000 y el 2005. Tampoco se debería soslayar en este nivel de análisis los estudios demoscópicos sobre la cuestión palestina de Zogby International o los estudios del Prof. Asher Susser cuando anticipó el significativo reequilibrio de fuerzas en el mundo árabe y la consiguiente emergencia de turcos e iraníes tras la primera guerra del Golfo. La información emitida desde el mundo académico no sólo ha sido valiosa para la evaluación de determinadas situaciones de interés para la seguridad nacional sino que, a posteriori, han demostrado ser más acertadas que las emitidas desde la propia comunidad de inteligencia. Tenemos el caso de la entrevista mantenida en 1977 entre Bernard Lewis y altos representantes del gobierno israelí; en esta reunión se mostraba interés por saber la opinión del primero sobre las intenciones reales de A. Sadat en el proceso de paz que se había abierto. La opinión general de la Inteligencia Militar era de desconfianza hacia las intenciones expresadas por los egipcios - muy plausiblemente siguiendo una línea analítica basada casi exclusivamente en premisas militares -, mientras que Bernard Lewis estimaba que las propuestas de A. Sadat eran sinceras. Varios meses más tarde, el presidente egipcio visitaba Jerusalén y se dirigía en sesión plenaria a la Knesset.

Finalmente, por lo que a este círculo concierne, el mundo académico no está ayuno de proyectos de interés para OSINT. A raíz de los atentados de Londres se ha prestado especial atención a los proyectos de investigación que centran sus trabajos en la termoquímica.

En el tercer círculo se centra en lo que no puede ser ocultado. En este sentido, podemos asumir que compendia todo el conjunto de información y know-how que los gobiernos estarían dispuestos a mantener oculto, pero que por circunstancias diversas se ven forzados a revelar o traslucir. En este ámbito se encontraría información de ciertas actividades comerciales como la creación y desarrollo de consorcios vinculados a la fabricación y exportación de armamento cuyas actividades pueden estar supeditadas a otras de mayor envergadura tanto comercial como financiera. Otras líneas de investigación abordan los canales oficiales a través de los cuales se conceden permisos de exportación de armas que otros países suministradores deben otorgar al amparo de mecanismos de protección de know-how. También es interesante controlar las rutas de transporte, ya que el uso de determinadas redes comporta un menor control aduanero. No deberíamos soslayar tampoco el seguimiento de redes terroristas que operan a través de internet, ya que proporcionan una amplia información sobre intenciones, modus operandi y perfiles de sus seguidores.

La información geográfica ha sido objeto de amplio estudio y consideración en los organismos de la comunidad de inteligencia. Especialmente la información suministrada por empresas que proporcionan imágenes de satélite de alta resolución para fines “comerciales”[10]. Aunque el acceso a esta información no ha estado garantizado a las potencias regionales, no debemos ignorar, por otro lado, que en el 1985, los analistas militares japoneses utilizaron imágenes de Landsat para identificar mejoras técnicas y de infraestructura en una base soviética concluyendo que éstas estaban encaminadas para los despliegues de los bombarderos estratégicos TU-22M Backfire[11]. También se podría registrar el uso que hizo el gobierno noruego de estos servicios para detectar el incremento naval soviético en la península de Kola.[12]

Desde 1986, las imágenes de resolución de 10 metros del sistema SPOT han estado accesibles, con las consiguientes implicaciones en el ámbito de la seguridad internacional. Imágenes de este sistema se utilizaron para presionar el gobierno alemán para poner fin a su colaboración en la construcción de un complejo químico con fines militares en la ciudad de Rabta, Libia[13]; también se utilizaron para identificar los misiles CSS2 que Arabia Saudí había adquirido en China. Otros casos afectarían a la central de Dimona en Israel, y a los despliegues militares israelíes en los Altos del Golán. Su utilidad también podría ser sopesada por la prohibición de venta de imágenes del los sistemas mencionados durante la primera Guerra del Golfo. Aunque una comparativa con los satélites militares deja claramente despejadas las dudas sobre las limitaciones de los satélites comerciales – los primeros disponen de una resolución de centímetros así como cobertura estereoscópica para diseñar mapas tridimensionales – es igualmente cierto que los satélites comerciales de última generación presentan una calidad muy cercana a las características de los dispositivos militares actuales.

El cuarto círculo estaría vinculado a la información que se filtra, ora intencionadamente ora por mor del azar y la fortuna, aunque estas últimas no son especialmente frecuentes en el mundo de la inteligencia. Se podría, en este caso, hacer referencia a una serie de maniobras militares de gran profundidad que se desarrollaron en Siria. Los servicios del AMAN no llegaban a una conclusión clara sobre la importancia y significado último de los ejercicios, hasta que un alto mando militar del país responsable del ejercicio, llevado por precipitado impulso de su propia vanidad reveló, en una entrevista televisada, la razón del mismo.

En el 1988, Israel llevó a cabo el lanzamiento de su satélite Ofek 1 a bordo de un cohete desarrollado a partir del misil Jericó II. Este nuevo cohete – Shavit según la terminología hebrea – fue lanzado contra el sentido de rotación de la tierra con la clara intención de evitar que pudieran caer componentes del mismo sobre algún país árabe en caso de fallo. La importancia del hecho no derivaba del satélite sino del sistema de lanzamiento SLV. Lo que este programa traslucía era la capacidad israelí de disponer de sistemas ICBM con un radio de acción de 4.700 millas con una carga explosiva de media tonelada.[14]

Por otro lado, en los últimos años se ha debatido y estudiado la capacidad real de los submarinos israelíes de la clase Dophin construidos por los astilleros alemanes Howaldtswerke-Deutsche Werft. Se les presume un armamento constituido por lanzatorpedos de 21 pulgadas y también incorporarían la versión de crucero del misil Popeye. En los lanzadores verticales que consta cada submarino se observó en su momento que cuatro son más grandes – 650 mm – que las dimensiones estándar para misiles convencionales, de 533 mm. Hay un precedente de esta modificación técnica. La Unión Soviética construyó en su día lanzadores verticales de estas dimensiones para acomodar misiles nucleares de crucero del tipo Sampson, instalados en submarinos del tipo Akula y Víctor III.

El quinto y último círculo tiene que ver con la penetración de secretos. Por sí mismo, OSINT no tiene capacidad para penetrar en secretos de interés nacional, empero, sí ha conseguido en diversas ocasiones señalar cuál sería la vía de acceso a estos secretos. No se debería minusvalorar la información disponible en informes generados a partir de bases de datos de diversa naturaleza que están disponibles en las redes de internet. La ausencia casi total del líder de Hezbollah de actos públicos en Líbano tendría que ver el temor a la filtración de los datos sobre las convocatorias, mítines y demás actividades del mismo jaez.

Para concluir, asumiríamos que una reevaluación final y ponderación última del sistema OSINT debiera poner de manifiesto que estos departamentos deberían establecer sistemas muy cualificados para filtrar y clasificar la información recibida, ya que de lo contrario el sistema se colapsaría por pura saturación. Se debería asumir una política proactiva dentro del propio OSINT que tendiera a englobar, en la medida de lo posible, una suerte de híbrido entre HUMINT y OSINT. También debería sopesar la posibilidad de externalizar algunos segmentos de OSINT, en una suerte de red de empresas consultoras. Y finalmente, una red OSINT con otros organismos similares de países aliados.

Francisco Jiménez Bedman es Doctor en Filología Hebrea por la Universidad de Granada, y miembro de la Asociación Española de Estudios Hebreos y Judíos, así como de la Europan Association for Jewish Studies


[1] Richard A. Best & Alfred Cumming, Open Source Intelligence (OSINT): Issues for Congress, CRS Report for Congress, Congressional Research Service, December 5. 2007; Robert David Steele “Open Source Intelligence”, Loch Johnson (ed.), A Handbook of Intelligence Studies. New York: Routledge, 2007, pp. 129-147.

[2] Uno de los fallos que recurrentemente se ha apuntado fue la insistencia en abordar todo el proceso de elaboración de inteligencia desde unas premisas estrictamente vinculadas al ámbito militar. El análisis en los estadios previos a la guerra de los Seis Días se vertebró sobre un modelo de las capacidades militares de los egipcios, mientras que en el modelo seguido – y también equivocado – antes de la guerra del Yom Kippur fue el de las intenciones. Además, como se demostró ulteriormente, la información recibida era correcta pero el análisis que la Inteligencia Militar llevaba a cabo seguía siendo sesgada. El plan inicial de los egipcios era ocupar la orilla oriental del canal de Suez con una profundidad no superior a 10 kms. En cualquier caso y, por lo menos en una fase inicial – dependiendo de cómo se desarrollaran los acontecimientos en el campo de batalla –, no pretendían alcanzar el paso de Mitla. Estos planes fueron ocultados incluso a los sirios ante el temor de que éstos rechazaran, por consiguiente, participar en la guerra, ya que en este caso, el grueso del esfuerzo bélico recaería sobre ellos. Otro aspecto muy criticado en el análisis previo a la guerra del Yom Kippur fue la nula atención que se prestó al hecho de que los soldados egipcios fuesen especialmente bien alimentados durante el mes de Ramadán de ese año.

[3] Un poco antes de que estallara la guerra del Yom Kippur, Ashraf Marwan le había dado a los israelíes los planes de guerra egipcios, con indicación de la limitación en la profundidad de la ocupación en la margen oriental del canal de Suez. Sin embargo, ese documento con información crítica se perdió. Fue sólo un poco posteriormente, ya iniciada la guerra, cuando el jefe del Mossad, T. Zamir, obtuvo en Londres nuevamente, de manos de A. Marwan, el documento que sí pudo ser trasladado, en esta ocasión, al general Bar-Lev.

[4] Los problemas a los que hubo de enfrentarse Gavi Ashkenazi, como Jefe del Estado Mayor de Israel, para reorganizar el ejército eran de gran calado. Se había detectado bajos niveles de adiestramiento, así como el casi sistemático incumplimiento de objetivos operativos previos. Algunas unidades no habían realizado ejercicios durante años – 2000/2006 -. Otros casos tenían que ver con las dificultades de hacer efectiva la incorporación de unidades de reservistas a los ejercicios. También se detectó casos de insubordinación lacerantes como el conocido como “Hebrón 12”, en el que doce soldados de la brigada Kfir rehusaron las órdenes para controlar un checkpoint, en el que tenían que sustituir la policía de fronteras.

[5] Amos, H. & Issacharoff, A. 34 Days, Israel, Hezbollah and the War in Lebanon, Palgrave Macmillan, 2008

[6] Open Source Intelligence (OSINT), p. 4

[7]Edición en homenaje al general Me’ir Amit, Jefe de la Inteligencia Militar israelí, director del Mossad y fundador del Israel Intelligence Heritage and Commemoration Center. Israel’s Silent Defender. An inside Look at Sixty Years of Israeli Intelligence. Ed. Amos Gilboa y Ephraim Lapid. Gefen Publishing House, 2012, pp. 217-235..

[8] Para un acercamiento preliminar a la obra poética del autor en español, véase la obra Flores de fuego, años de fuego. La poesía de Jaím Guri. Literatura Hebrea Contemporánea. Mª Encarnación Varela y Ariel Schiller. Universidad de Granada. 1990

[9] El Hussein Fawzi, 1905-1999, fue pionero en Egipto y en Oriente Medio en el campo del diseño gráfico en los medios de comunicación; también participó en los diseños gráficos de las publicaciones del premio nobel Nagib Mahfouz.

[10] Steinberg, G. “Dual Use Aspects of Commercial High-Resolution Imaging Satellites”, Mideast Security and Policy Studies, No 37, (1998), Begin-Sadat Center for Strategic Studies, Bar-Ilan University,

[11] Richelson, J. "Implications for Nations Without Space-Based Intelligence Collection Capabilities," in Krepon et al., Commercial Observation Satellites, p. 55.

[12] Peter Zimmerman, "From the SPOT Files: Evidence of Spying," Bulletin of Atomic Scientists, Vol. 45, No. 7. July 1989. pp. 24-25. Michael Krepon, "The New Hierarchy in Space," en Michael Krepon, Peter Zimmerman, Leonard Spector, &Mary Umberger, (eds.), Commercial Observation Satellites and International Security, New York: St. Martin's Press. 1990. pp. 35

[13] Michael Krepon, "The New Hierarchy in Space," en Michael Krepon, Peter Zimmerman, Leonard Spector, & Mary Umberger, (eds.), Commercial Observation Satellites and International Security, New York, St. Martin's Press, 1990. pp. 21

[14] Aronson, S and Brosh, O. The Politics and Strategy of Nuclear Weapons in the Middle East. Opacity, Theory and Reality, 1960-1991. An Israeli Perspective, State University of New York Press, 1992, pp. 205.

Editado por: Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI). Lugar de edición: Granada (España). ISSN: 2340-8421.

Licencia Creative Commons
Bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported