Los drones de Daesh: el arma aérea del "Califato"

Versión para impresiónVersión para impresión

Blog Mosaico

Es posible que la faceta con mayor visibilidad pública de Daesh sean los mortíferos atentados terroristas que realiza entre los que destacan las mal llamadas “operaciones de martirio”.

Aunque este tipo de actuaciones tienen un gran nivel de impacto, debido fundamentalmente a su elevada capacidad letal, la mayoría de las acciones que realizan los “soldados” de Al Baghdadi podrían encuadrarse dentro de operaciones militares con tácticas convencionales, combinadas con acciones terroristas, en las que toman parte unidades asimilables a las de infantería o artillería. Por las características geográficas del teatro de operaciones sirio-iraquí en el que participa Daesh el ámbito de combate es fundamentalmente el de tierra pero, aunque sea de manera un tanto rudimentaria, intenta tener presencia también en el ámbito aéreo.

El importante aparato mediático del que dispone Daesh difundió a través de la productora Al Yaqeen Media una infografía  en la que, en el periodo comprendido entre el 06 y el 08 de febrero, afirmaba haber causado un total de 14 víctimas mortales y 25 heridos además de otros daños materiales mediante el empleo de drones armados con explosivos. En días posteriores fueron publicadas imágenes de ataques similares contra objetivos situados en Palmira , Deir Ezzor o Mosul .

El 12 de octubre de 2016 las autoridades galas confirmaron que diez días antes dos efectivos del CPA (Commando Parachutiste de l'Air, Comando Paracaidista del Aire) número 10  con base en Orléans-Bricy, habían sufrido heridas de consideración. En el mismo ataque perdieron la vida dos combatientes kurdos. El hecho tuvo lugar en las instalaciones de los peshmergas Zeravani, fuerzas especiales kurdas al mando de general Sirwan Barzani, establecidas en la aldea de Kanhash, al sudeste de Mosul, territorio arrebatado a Daesh a mediados de agosto de 2016.El Gobierno francés confirmó que el método empleado para ejecutar el ataque fue un vehículo aéreo no tripulado armado con explosivos. Aunque no se aclararon todos los extremos, los militares habrían interceptado el aparato antes de que éste tocase tierra momento en el que se produjo la explosión. Este tipo de atentado contra las fuerzas francesas desplegadas en Irak no se había producido hasta el momento.

En un informe del CTC (Combat Terrorism Center) se analizaban unos documentos internos de Daesh hallados en territorio iraquí, concretamente en el barrio de Muhandeseen, en las inmediaciones de las instalaciones de la Universidad de Mosul. Los documentos datan desde el año 2015 y son un compendio de notas manuscritas y escritos oficiales con visos de ser auténticos. En ellos se plantea una política de desarrollo e implementación de un programa de drones. La Brigada Al-Bara 'bin Malik sería la denominación de la unidad encargada de emplear estos dispositivos en diversas misiones estando subordinada al “Comité de Fabricación y Desarrollo Militar del Estado Islámico”.  Al menos desde 2013 Daesh ya se habría interesado por el recurso a los drones y desde 2015 contaba con una división específica dotada de recursos para el uso de aviones no tripulados como armas ofensivas en  dos modalidades distintas: como “bombardero” o como una aeronave explosiva. En 2016 fue descubierto cerca de Ramadi (Irak) un taller dedicado a la producción de drones de ala fija. Para implementar su programa de aeronaves no tripuladas Daesh ha adquirido hardwarwe y  otros sistemas más sofisticados como elementos motrices, transmisores y receptores cifrados de video o sistemas de radio control de largo alcance.

En el barrio de Al Chourta, en la zona este de Mosul arrebatada a Daesh, fueron hallados, en fase de fabricación o terminados, distintos modelos de tipo cuatrimotor o fabricados con distintas piezas. Según el mayor Ali de las fuerzas de élite iraquíes, se tarda aproximadamente un mes y medio en  la fabricación de uno de estos dispositivos, probarlo  y en formar a un piloto. Para este proceso son necesarios conocimientos de ingeniería mecánica. Estas capacidades son aportadas a Daesh por combatientes extranjeros. En la unidad de producción de aviones de Daesh hay una importante presencia de individuos procedentes de Bangladesh, tal vez debido a que estas personas posean habilidades específicas para la fabricación o el manejo de estos dispositivos.  Tampoco sería descartable que cuente, al igual que en programas de fabricación de otro tipo de armamento, con expertos militares originarios de Rusia o de la región del Cáucaso así como de oficiales especializados procedentes del ejército de Saddam Hussein. El general iraquí Haïder Fadhel especifica que los drones de Daesh son empleados para la orientación de los vehículos cargados de explosivos, para el reconocimiento de posiciones militares, para identificar los centros de mando enemigos y para ataques con bomba contra tanques o bulldozzers. Desde el ejército de Irak se le resta importancia a la peligrosidad de estos aviones no tripulados, que han causado alrededor de una docena de muertos y una cincuentena de heridos, ya que consideran que debido al peculiar sonido de sus motores (drone en inglés tiene como acepciones “zumbido” o “zángano”) son fácilmente detectables y comparan su impacto al de una granada.

Por el momento, la cantidad y potencia del armamento empleado por Daesh deja en un plano secundario la letalidad que pueden conseguir con sus drones en su nivel actual de desarrollo, a menos que en un futuro consigan dotarlos de un mayor rango de alcance y capacidad de transporte o armorizarlos con artefactos de más potencia destructiva o que eventualmente puedan montar elementos biológicos, químicos o radiológicos. El campo de los agentes químicos es en el que más avances ha obtenido Daesh. El director de la CIA en ese momento, John Brennan, afirmó en febrero de 2016 que la organización había empleado armamento químico y que estaba capacitada para fabricar “pequeñas cantidades” de gas mostaza o gas de cloro. Estas declaraciones se producían dos días después de que el entonces director de la Inteligencia Nacional explicase ante un comité del Congreso de Estados Unidos que Daesh había usado químicos tóxicos en Irak y Siria

Otro elemento de potencial riesgo de estos dispositivos es su posible uso en entornos urbanos en cualquier país de occidente. Aunque entraña cierta dificultad, Daesh ya ha demostrado es capaz de producir y de instruir en la confección de lo que denominan “la madre de Satán”, el peróxido de acetona (TATP en sus siglas en inglés), obtenido de productos relativamente fáciles de adquirir en el mercado como acetona, agua oxigenada y ácido. Por ello cabría la posibilidad, al menos en el plano puramente teórico, de fabricar un dispositivo de reducido tamaño y montarlo sobre un drone comercial de fácil adquisición. El modelo X8 Skywalker que ya fue empleado por Daesh, puede obtenerse a través de Internet sin ningún tipo de restricciones.

Por razones obvias las ciudades de occidente carecen de inhibidores de frecuencia y elementos similares como los que se emplean en el teatro de operaciones sirio-iraquí para neutralizar a los aviones no tripulados lo que permitiría volar este tipo de aparatos sin mayores problemas que la habilidad del piloto. Por ello, una hipotética acción de este tipo tendría, por razones técnicas, una capacidad letal limitada pero contaría a su favor con un gran impacto psicológico, no sólo en el entorno objeto del ataque sino también a nivel global. Si bien, es necesario tener presente que para la ejecución exitosa de un ataque de estas características sería necesaria, no sólo la voluntad del autor o autores, sino también la adquisición tanto de materiales como capacidades específicas circunstancias estas que no está ni mucho menos exentas de un importante nivel de dificultad.

Luis Antonio González Francisco. Diploma de especialización Análisis del Terrorismo Yihadista, Insurgencias y Movimientos Radicales (V Edición), Universidad Pablo de Olavide (Sevilla).