Las citas de Gerasimov (y Putin)

Versión para impresiónVersión para impresión

La literatura militar soviética (en general, toda la literatura sobre ciencias sociales) estaba plagada de referencias a los clásicos del marxismo-leninismo. Así la Estrategia Militar Soviética del mariscal Sokolovski, cuya versión española fue publicada por la editorial Ejército en 1981[1], empezaba recordándonos que “V.I. Lenin señaló que el hombre, en su conocimiento del mundo, procede desde la experiencia hacia la teoría” y a lo largo de las primeras páginas citaba en varias ocasiones a Marx, a Engels y al propio Lenin. Como habría citado también a Stalin si la versión original de la obra hubiera aparecido en 1952, y no diez años más tarde 1962.

Los viejos sovietólogos, acostumbrados a buscar indicios del contenido de debates que, en su mayor parte, se desarrollaban fuera de su alcance, prestaban gran atención a las citas. Cuando en 1985 (comienzo de la perestroika) Majmut Gareiev publicó su libro “M.V. Frunze, teórico militar”[2], se pudo interpretar como un llamamiento a la “vuelta a los orígenes” (del sistema soviético), en línea con la que por aquel entonces preconizaba Gorbachev. Y cuando pocos años después empezaron a abundar las referencias a Svechin[3], antiguo general zarista y teórico militar soviético, decidido partidario de la defensiva (según cómo y cuándo, por supuesto), se leyó como un signo de que el liderazgo soviético iba en serio cuando hablaba de Doctrina Militar defensiva y de reducción de fuerzas. Que era, probablemente, lo que el liderazgo soviético de entonces pretendía.

La Rusia moderna no es la Unión Soviética de hace unas décadas, pero sus principales dirigentes, políticos y militares, se formaron durante el periodo soviético y, en general, creen en la continuidad esencial entre la Rusia zarista, la Unión Soviética y la Rusia de nuestros días. Por eso, quizá sea interesante utilizar un poco de vieja metodología sovietológica para entender mejor a los líderes rusos. Por ejemplo, al Jefe del Estado Mayor General, General de Ejército Valeri Gerasimov.

 

Los autores citados por Gerasimov

Las intervenciones de Gerasimov ante las conferencias anuales de la Academia de las Ciencias Militares de la Federación Rusa[4] le han permitido explicar (y actualizar) su comprensión de la guerra contemporánea, así como las bases de la organización y del desarrollo de las Fuerzas Armadas rusas. En algunas de estas intervenciones ha citado a teóricos militares rusos del pasado[5]:

  • En 2013 mencionaba a Isserson[6] y a Svechin.  De Isserson, la frase: “En general, la guerra no se declara. Comienza, simplemente, con las fuerzas que previamente han sido desplegadas. La movilización y la concentración no se refieren al periodo posterior al inicio del estado de guerra, como fue el caso en 1914, sino que tienen lugar mucho antes y de manera oculta". De Svechin: “La guerra es extremadamente difícil de prever. Para cada guerra es necesario desarrollar una línea particular de comportamiento estratégico; cada guerra es un caso especial que requiere el descubrimiento de su propia lógica, y no la aplicación de un modelo rígido”.
  • En 2017, a Snesarev[7] y a Svechin. De ambos se limitó a señalar que contribuyeron al desarrollo de la ciencia militar a comienzos del siglo XX y que se interesaron por las principales tendencias en la conducción de la guerra, que es consecuencia no solo de las relaciones políticas, sino también de las económicas y sociales.
  • En 2018, de nuevo a Svechin, exactamente la misma cita ya utilizada en 2013.
  • Y en 2019, a Suvorov, de quien citó una de sus frases más célebres: “La teoría, sin práctica, es letra muerta”. Curiosamente, omitió la segunda parte de la frase: “… y la práctica, sin teoría, está ciega”[8].

 

Algunos comentarios rápidos

  • En las publicaciones soviéticas, era siempre importante la “autoridad citada”. En algunos casos, pero no siempre, podía también ser interesante la cita concreta y su utilización como base de alguna idea o propuesta. En el caso de Gerasimov, tienen interés los dos aspectos.
  • Gerasimov no incluye sistemáticamente citas de autoridad en sus intervenciones. Probablemente, no existe en estos momentos una presión política comparable a la que había en tiempos soviéticos para expresar continuamente la adhesión a la figura del líder supremo. Por otra parte, Gerasimov no parece ser tampoco un militar intelectual que pretenda impresionarnos con sus lecturas y que busque proporcionar una base teórica sólida a sus propuestas prácticas.
  • La mayor parte de las referencias de Gerasimov corresponden a antiguos militares zaristas que sirvieron en el Ejército Rojo, donde, en general, ocuparon posiciones docentes.
  • Las referencias utilizadas por Gerasimov en 2013 pretendían justificar determinadas decisiones adoptadas por el equipo Shoigu-Gerasimov al hacerse cargo del Ministerio de Defensa y del Estado Mayor General. La cita de Isserson servía para apoyar un modelo de Fuerzas Armadas que mantuviera en todo momento un alto grado de preparación combativa, sin confiar demasiado en los resultados de la movilización. La de Svechin podía leerse como alegato en favor de la polivalencia, de la construcción de unas Fuerzas Armadas que pudieran actuar en cualquier conflicto futuro (ya que, por más que se hable de “guerras de nuevo tipo”, no sabemos exactamente cómo van a ser). En intervenciones de años sucesivos, este tipo de referencias desaparecería por completo.

 

Como referencia: autores citados por Putin

El pasado 27 de junio, Putin pronunció un breve discurso en la recepción anual a los mejores graduados de los centros superiores de formación de las Fuerzas Armadas, Servicio Federal de Seguridad, Servicio Federal de Protección, Ministerio para Situaciones de Excepción, Guardia Nacional y Servicio Federal para el Cumplimiento de Penas[9]. Las figuras históricas que Putin mencionó fueron las siguientes:

  • Sviatoslav, príncipe de Nóvgorod (s. X).
  • (San) Vladimir, príncipe de Nóvgorod y Kíev (s. X-XI).
  • (San) Aleksandr Nevski, príncipe de Nóvgorod, Vladímir y Kíev (s. XIII).
  • (San) Dmitri Donskoi, príncipe de Moscovia (s. XIV). Vencedor en la batalla de Kulikovo.
  • Aleksandr Suvórov, generalísimo de los ejércitos rusos (s. XVIII). Nunca perdió una batalla.
  • Mijaíl Kutúzov (s. XVIII-XIX), generalísimo de los ejércitos rusos durante las guerras contra Napoleón.
  • Pável Najímov, almirante (s. XIX). Comandante de las fuerzas terrestres y navales rusas en la defensa de Sevastópol (guerra de Crimea).
  • (San) Fëdor Ushakov, almirante (s. XVIII-XIX). Comandante de la Flota del Mar Negro, nunca fue derrotado en combate.
  • Alekséi Brusílov, (s. XIX-XX) general zarista de la Primera Guerra Mundial que se unió al Ejército Rojo tras la Revolución de Octubre. Es el único del que cita una frase: “El que tras terminar la academia se quede de brazos cruzados, pronto se quedará descolgado”[10].

Algunas de las curiosidades que encontramos en esta lista:                                                                                      

  • No hay en ella ningún soviético.
  • Figuran en la lista cuatro santos de la Iglesia ortodoxa rusa.
  • San Vladímir simboliza el pasado común de Rusia y Ucrania. Dos almirantes están directamente relacionados con la historia de Crimea.

José Miguel Palacios es Coronel de Infantería y Doctor en Ciencia Política.


[1] Se trataba de una traducción indirecta, a través del inglés, de la primera edición del libro, publicada en 1962. Cuando apareció la primera edición española, la insistencia del libro de Sokolovski sobre la importancia de la disuasión nuclear estaba completamente desfasada en el pensamiento militar soviético, que, durante la época de Ogarkov, intentaba dar respuestas eficientes en todos los niveles de combate, sin necesidad de recurrir a la escalada.

[2] GAREIEV, M.A. (1985). М.В. Фрунзе--военный теоретик: взгляды М.В. Фрунзе и современная военная теория. Moscú: Voienizdat.

[4] Puede encontrarse información sobre la Academia en su página oficial: http://www.avnrf.ru/.

[5] En otro contexto, ha mencionado también la labor de jefes políticos y militares soviéticos por su contribución a la victoria en la Segunda Guerra Mundial, de la que en 2015 se cumplían setenta años. Habló entonces de Stalin y de Timoshenko, de Zhukov, Shaposhnikov, Antonov, Vasilievski, Voroshilov, Shtemenko, Kuznetsov, Novikov, Voronov, y Mejlis. En otra de sus presentaciones ante la Academia de Ciencias Militares (2018) citó también una frase de Kant.

[9] Приём в честь выпускников высших военно‑учебных заведений (Recepción en honor de los graduados de los centros superiores de enseñanza militar). 27.06.2019. http://www.kremlin.ru/events/president/transcripts/60834.

[10] «Тот, кто успокоился, сложа руки, по окончании какой бы то ни было академии, быстро отстанет от своего времени и дела».