Las Brigadas Abu Hafs Al-Masri y Al Qaeda: Hechos y conjeturas

Versión para impresiónVersión para impresión

En el verano de 2003 hizo su aparición pública una supuesta organización terrorista de naturaleza yihadista llamada “Brigadas Abu Hafs al-Masri”, la cual tomaba su nombre en honor de Mohammed Atef, un ex-policía egipcio, que tras desempeñar un papel fundacional en Al Qaeda, ocuparía el puesto de “jefe militar” del grupo hasta su muerte en noviembre de 2001, en un ataque aéreo norteamericano en Afganistán.

Este grupo llevó a cabo una intensa actividad comunicativa, incluyendo la reivindicación de su responsabilidad en algunos de los principales atentados yihadistas cometidos entre 2003 y 2005, como los atentados contra sinagogas en Estambul en 2003, y los ataques contra el transporte público en Madrid el 11 de marzo de 2004 y en Londres el 7 de julio de 2005.  

La existencia de esta organización, sus vínculos con Al Qaeda, y su participación en  algunos de los atentados cuya autoría reivindicó ha sido una cuestión polémica. La perspectiva dominante desde el ámbito de la inteligencia y los medios de comunicación ha sido contemplar a estas siglas como un fenómeno fraudulento de “copycat”. Algunos de los argumentos que se han utilizado para poner en duda su credibilidad son la ausencia de detenciones e identificación de sus miembros, así como el estilo hiperbólico de sus mensajes, muy diferente a la pretendida solemnidad de los mensajes de Al Qaeda. Sin embargo, el principal argumento ha sido su historial de reivindicación como atentados terroristas de una serie de hechos fortuitos, como los apagones eléctricos de Nueva York, Canadá, y Londres en agosto de 2003, así como de otra serie de ataques que posteriormente fueron reclamados por organizaciones diferentes, que sí poseían una trayectoria  acreditada de violencia.

La cuestión sobre la naturaleza real o fraudulenta de las Brigadas Abu Hafs al Masri resulta relevante para profundizar en el conocimiento de la naturaleza organizativa del terrorismo yihadista, particularmente en los tres años posteriores al comienzo de la Guerra de Irak en marzo de 2003. Si la hipótesis de que las Brigadas fueron creadas y gestionadas desde el liderazgo de Al Qaeda es correcta, la conclusión es que la organización de Bin Laden ejerció un elevado protagonismo en algunos de los principales complots terroristas del momento. Lo que demostraría que, a pesar de la pérdida del santuario afgano y la ofensiva internacional contra sus miembros, el grupo fue capaz de retener unas importantes capacidades operativas propias, así como de ejercer un alto nivel de control e influencia sobre algunas de las principales redes y organizaciones terroristas ubicadas en Europa, Norte de África, Asia y Oriente Medio.

A pesar de la relevancia que posee esta cuestión, existe un notable vacío de conocimiento sobre las Brigadas Abu Hafs Al Masri. En este artículo se pretende solventar parte de este déficit, a través de una recopilación y sistematización de la información disponible sobre estas siglas. Para ello se lleva a cabo un análisis descriptivo de su actividad comunicativa, así como de su conexión con algunos de los principales atentados yihadistas cometidos entre 2003 y 2005. Se dedica una especial atentación a los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, por tratarse del episodio donde se encuentran las evidencias más interesantes sobre la entidad de estas siglas y su  vinculación con “Al Qaeda organización”

Acceso al artículo (requiere suscripción).