Aprendiendo estrategia en entornos competitivos: el juego Diplomacy como herramienta didáctica

Versión para impresiónVersión para impresión

Análisis GESI, 18/2018

Resumen: Este documento explica cómo convertir un juego de mesa en una herramienta didáctica. Concretamente el Diplomacy, un juego que permite practicar el diseño e implementación de estrategias en entornos competitivos y fluidos.

Para ello conviene seguir los siguientes pasos: enmarcar el juego en teorías y casos históricos estudiados con anterioridad, pedir a los alumnos que diseñen una estrategia previa, llevar a cabo el juego, y extraer lecciones aprendidas conectándolas con las teorías estudiadas previamente.

*****

La semana pasada celebramos un seminario sobre diseño e implementación de estrategias en contextos competitivos. Es una de las actividades que desarrollamos en la asignatura Políticas de Seguridad y Defensa en el Grado en Ciencias Políticas de la Universidad de Granada.

Como en años previos el seminario giró en torno al Diplomacy. Un juego de mesa que por sus características encaja bien en la categoría de ‘serious games’; en este caso de apoyo a la docencia en estudios estratégicos y política internacional. Me lo recomendó en un congreso sobre juegos de simulación Igor Filibi, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del País Vasco al que estoy muy agradecido. En este documento didáctico comparto mi experiencia sobre el modo como lo planteo en clase por si resulta de interés en otras Universidades.

No voy a explicar las reglas del Diplomacy, ya que pueden descargarse desde este enlace en inglés. También se puede jugar on-line en esta web. Simplemente voy a ofrecer una serie de consejos prácticos para convertir el juego en una herramienta docente.

 

1. Primer paso: enmarcar el juego en teorías y casos históricos estudiados con anterioridad

En las semanas previas estudiamos en clase varios capítulos del Manual de Estudios Estratégicos y Seguridad Internacional; en particular el de enfoques teóricos y el de dilema de seguridad, disuasión y diplomacia coercitiva. También hemos trabajado este modelo de análisis geopolítico.

Además, en un seminario anterior al Diplomacy hicimos un esfuerzo por conectar la teoría con una comparación histórica: la transición de poder entre Alemania y Gran Bretaña antes de la Primera Guerra Mundial,  y la transición actual de poder en Asia Pacífico entre China y Estados Unidos.  

Entre otros materiales de trabajo se leyeron capítulos seleccionados del libro Diplomacia de Henry Kissinger y el más reciente Destined for War. Can America and China Escape Thucydides’s Trap? de Graham Allison. También se empleó algún análisis de actualidad sobre el tema como “The Donald Trump-Kaiser Wilhelm Parallels Are Getting Scary” de Stephen M. Walt. Y como complemento vimos la miniserie 37 días sobre las semanas que precedieron al estallido de la Primera Guerra Mundial.

A partir de esos materiales los alumnos extrajeron lecciones estratégicas sobre los prolegómenos de la Gran Guerra, utilizando para ello la teoría de la asignatura. También identificaron paralelismos y diferencias entre las relaciones de grandes potencias en aquella época y las relaciones entre Estados Unidos y China en la actualidad, así como sobre su posible evolución en las próximas dos décadas.

Pertrechados con estos conocimientos teóricos e históricos pasamos al siguiente seminario con el juego simulación política.

 

2. Segundo paso: diseño de la estrategia

Al comienzo del seminario del Diplomacy, los alumnos se organizan en un equipo de árbitros y en los siete equipos de países que protagonizan el juego: Alemania, Austria, Francia, Italia, Reino Unido, Rusia y Turquía. Como decimos, el mapa político se ambienta en la Europa de comienzos del siglo XX. La distribución por países se solicita por correo electrónico al profesor y se concede por riguroso orden de llegada.

Una vez familiarizados con las instrucciones del juego, la primera tarea de cada equipo consiste en diseñar su estrategia. En el Diplomacy gana el equipo que consigue ocupar más centros de suministro. Todos los países comienzan con una distribución de poder más o menos similar. La única excepción es Rusia que cuenta con un centro de suministro más, sin que esto suponga una ventaja decisiva.

Por tanto, los principales factores que condicionan la estrategia son:

  • Posición geográfica
  • Capacidad de negociación con otros países para formar coaliciones –duraderas o temporales– que incrementen la cuota de poder relativo.

El Diplomacy es diferente al Risk. No se utilizan dados y la generación de fuerzas depende de la conquista de centros de suministro. El éxito no depende de la suerte sino de la visión estratégica y las habilidades de negociación y persuasión. 

A la hora de redactar la estrategia cada equipo indica:

  • Los objetivos relacionados con la protección y expansión de su área territorial de influencia
  • Las coaliciones que piensa establecer mediante diplomacia secreta, generalmente de carácter bilateral. Esto entraña el riesgo de ser traicionados: que el presunto aliado esté negociando a la vez con un tercer país a expensas de los intereses del primero.
  • Previsión de líneas de actuación y alianzas del resto de países con los que se compite

Dos líneas de actuación estratégica del equipo de Italia

Cada equipo elabora su estrategia la semana previa a la celebración del juego. Esa misma semana comienzan también los contactos entre países, de modo que algunas alianzas aparecen recogidas en las estrategias. Cada equipo envía el documento con su estrategia al profesor antes de que comience la partida.

 

3. Tercer paso: desarrollo del juego

El juego ocupa dos clases presenciales, cada una de dos horas de duración. La labor del equipo de árbitros es fundamental para que el desarrollo sea ágil. Dos de ellos apuntan las órdenes de cada país en la pizarra y otros dos reflejan los movimientos en el tablero.

Según las instrucciones del juego de mesa, se tendría que dedicar media hora a la primera negociación y quince minutos en las siguientes. Al haber comenzado las negociaciones una semana antes, la primera negociación y redacción de órdenes se realizan en diez minutos, igual que en las secuencias posteriores. De ese modo se pueden llevar a cabo más movimientos en las cuatro horas de juego.

Situación inicial del juego

La dinámica del juego es fluida, igual que los procesos de negociación y formación de alianzas. La ambigüedad sobre el cumplimiento de los pactos establecidos agudiza la incertidumbre. Esto obliga a una visión flexible de la estrategia y a que los procesos de toma de decisiones dentro de cada equipo sean ágiles y prácticos. Cada país ha de adaptarse a los cambios que se van produciendo en el mapa y en la estructura de alianzas.

La progresión de avances y pérdidas territoriales sigue un ritmo determinado por la correlación de fuerzas y la estructura de los pactos. No es un juego de táctica militar sino político-estratégico, que es la dimensión que nos interesa en la asignatura.

Aun así, dada la cantidad de órdenes que hay que decidir, pactar y cursar en un tiempo limitado se producen de vez en cuando errores que evocan la fricción inherente a las operaciones militares (parafraseando a Clausewitz), lo cual tiene lógicamente su coste estratégico.

Situación final del juego. Este año se alzó con la victoria el equipo de Rusia

Una vez agotado el tiempo de las dos clases consigue la victoria el país con más centros de poder. En esta ocasión fue Rusia con 9, mientras que Turquía resultó borrada del mapa como entidad política. El éxito del equipo ruso se debió a una acertada política de alianzas con las potencias centrales (Alemania e Imperio Austro-Húngaro) que le permitió llevar a cabo una estrategia secuencial de expansión. Primero en el sur, contra Turquía, y posteriormente en el norte contra los países nórdicos.

 

4. Cuarto paso: evaluación de la competencia estratégica de cada equipo

El seminario no termina con la partida; queda la fase de ‘debriefing’, posiblemente la más instructiva. Para ello se dedica la siguiente clase a analizar el diseño e implementación de la estrategia de cada país.

Cada equipo hace una presentación de diez minutos con Power Point valorando su competencia estratégica. En concreto:

  • Objetivos y líneas de actuación estratégica; hasta ese momento solo la conocían el equipo de ese país y el profesor.
  • Qué dificultades surgieron en su implementación y cómo se sortearon.
  • Qué otras alternativas estratégicas podrían haber sido mejores.
  • De qué modo la estrategia estuvo condicionada por la geografía: retos y oportunidades de la posición geográfica de su país.

Cada exposición va seguida de un breve turno de preguntas y comentarios por parte del profesor y del resto de la clase. En esta fase el protagonismo lo tienen tanto los equipos de alumnos como el profesor. Este ha de estar atento a que la valoración de la competencia estratégica no se convierta en un mero relato de los acontecimientos. Para ello es esencial insistir en el esquema de fines-modos-medios, identificar lo que funcionó y lo que no, y lo que se podría haber hecho mejor.

También es importante que el profesor refiera continuamente lo que se está analizando a la teoría de la asignatura. Espontáneamente surgen oportunidades para hablar del equilibrio de poder, del equilibrio de la amenaza, de lo que ocurre cuando se genera un vacío de poder, de lo importante que es llevar la iniciativa estratégica, del rol que juega la reputación en la formación de alianzas, de estrategias como el bandwagoning, el buck-passing o la atención a los cuatro imperativos geopolíticos.

 

Conclusión

Planteado de este modo el Diplomacy posee valor didáctico. Los alumnos entran de lleno en el juego y aprenden –experimentándolo en primera persona– las dificultades que entraña cualquier proceso de diseño e implementación de estrategias en un entorno competitivo.

El ejercicio de simulación política les incentiva a combinar la visión estratégica con la flexibilidad y la búsqueda de alternativas, así como a un proceso de toma de decisiones ágil, acorde con el ritmo impuesto por los acontecimientos. Por último, la fase de evaluación y lecciones aprendidas facilita conectar la experiencia práctica con teorías geopolíticas y de los estudios estratégicos.

 

Javier Jordán es Profesor Titular de Ciencia Política y miembro del Grupo de Estudios en Seguridad Internacional de la Universidad de Granada

Editado por: Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI). Lugar de edición: Granada (España). ISSN: 2340-8421.

Licencia Creative Commons
Bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported