Análisis de la inmigración de colombianos al Ecuador e implicaciones

Versión para impresiónVersión para impresión

Análisis GESI, 28/2014

El presente trabajo brinda un balance panorámico de la situación política que ha vivido Colombia desde inicios del presente siglo para dar solución a su conflicto interno, el cual se expresa desde hace varios años a través del narcotráfico y la presencia de la guerrilla y grupos paramilitares a lo largo de su territorio. Por tal motivo, es primordial analizar la reacción del Ecuador para atender fenómenos sociales como refugiados hacia el país debido a las estrategias ofensivas implementadas de Bogotá.

Se estudiará información proveniente de distintas fuentes institucionales, oficiales y de diversas entidades de la sociedad que trabajan directamente o indirectamente con las relaciones de Ecuador y Colombia frente a la lucha contra el narcotráfico, la presencia de la guerrilla colombiana en zona fronteriza, y ayuda a refugiados.

 

Contexto histórico

La vida política colombiana ha estado marcada por la violencia desde los años cincuenta. Hasta los ochenta, los esfuerzos para negociar la paz fueron de carácter exclusivamente nacional; a partir de los noventa, la cooperación internacional se hizo presente.[1] Durante esta última década, la ofensiva guerrillera, los asesinatos políticos, las muertes en combate y las masacres de civiles seguían desgarrando a la sociedad civil. El fenómeno del paramilitarismo, alimentado por el narcotráfico y por el poder que alcanzaron las mafias regionales después de los desmantelamientos de los carteles de Medellín y Cali, también se desbordó. Se vivía, además, un bloqueo institucional y político que estaba asociado al dominio electoral del bipartidismo liberal-conservador que había estado afianzado durante un siglo y medio en el poder[2]. Los colombianos de diversa índole política empezaron a movilizarse y a exigir un cambio que sentase las bases de la paz que en ese momento se interpretaba como el fin del narcotráfico, el terrorismo y de la negociación con las FARC y el ELN.

Es así como se efectuó un pacto social para replantear las reglas del juego democrático consignado en una nueva Constitución -la de 1991, aún vigente-, la misma que creó grandes expectativas en cuanto a una mejora del ejercicio político. Si bien puso fin al monopolio liberal-conservador y abrió oportunidades para fuerzas políticas y sociales diversas, la violencia persiste, la guerrilla no acaba de rendirse, los grupos paramilitares pasaron a ser temidas bandas criminales[3] y el narcotráfico no cesa. Además, la calidad de la política continúa cuestionada y la desigualdad se ha incrementado.[4] Muchos ciudadanos obligados por la guerra buscan refugio en países vecinos entre ellos el Ecuador. En el Ecuador, por parte del Estado no ha suficiente control aún.

 

Drogas, Guerrilla y Estado Colombiano

Hasta la actualidad la presencia de la Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas – FARC representan una amenaza a la seguridad nacional de Colombia debido a que mantienen capacidad militar y se financian con dinero procedente del narcotráfico para abastecer toda su logística. La guerrilla está repartida en 7 bloques (ver mapa N°1) en los cuales operan más de 90 frentes, muchos de ellos ubicados en las fronteras con Panamá, Venezuela, Brasil, Perú y el Ecuador. 

Según datos proporcionados por el Ministerio de Defensa de Colombia, las fronteras serían estratégicas para el envío de pasta base y clorhidrato de cocaína a la Comunidad Europea, Centroamérica y Norteamérica[5]. Además, se obtendría en estos límites geográficos armamentos procedente de China y Europa Oriental[6]

Ubicación de los bloques de las FARC

Fuente: Ministerio de Defensa de Colombia, 2013

Desde el año 2000, mediante el Plan Colombia, EE.UU ha desembolsado un monto superior a los USD 6 000 millones para el combate al narcotráfico.[7] La Policía colombiana, principalmente la división antinarcóticos, ha sido una de las instituciones más favorecidas y las fuerzas militares se encuentran hoy mejor dotadas para atender los problemas de seguridad interna, ya que han mejorado sus niveles de eficiencia y capacidad operativa.[8] Cabe destacar la reducción en un 77% del número de atentados terroristas, una reducción del 56% en la tasa de homicidios y una caída del 92% en el número de secuestros[9].

No obstante, no se puede sustentar el éxito de dicho Plan en el tema de drogas. Colombia continúa siendo el primer productor y exportador[10] de cocaína a nivel mundial[11].

Una paradoja que emergió como consecuencia de la política antinarcóticos fue la movilidad de los cultivos y del negocio de las drogas hacia el Pacífico sur del país, con mejores ventajas comparativas para sembrar, procesar y exportar estupefacientes hacia el corredor de México y Centroamérica. Los departamentos de Nariño y Putumayo, vecinos fronterizos del Ecuador, son en la actualidad los principales productores de coca, lo que genera presiones por una mayor interrelación ilícita funcional entre los dos países. Es por tal motivo que aumentan las demandas por insumos químicos, armamento, uniformes, bodegas y -sobre todo- redes de distribución (Ver mapa 2).

La siguiente tabla demuestra que los departamentos colombianos de Nariño y Putumayo demuestran avances y retrocesos en el número de hectáreas de hoja de coca, elemento esencial para la transformación cocaína, a la cual se le añade precursores químicos como éter, cemento de contacto y gasolina blanca, entre otros[12]

Cultivos de coca en Departamentos colombianos fronterizos con el Ecuador (hectáreas)

Departamentos

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

Nariño

15.606

20.259

19.612

17.639

15.591

17.231

10.733

Putumayo

12.254

14.813

9.658

5.633

4.785

9.951

6.148

Fuente: UNODC, Colombia 2013

En el siguiente mapa la zonas rojas son donde se mantienen grandes cantidades de cultivos de hoja de coca que superan las 10 000 hectáreas, mientras que las amarillas  son inferiores a la anterior medida. Esto según una encuesta realizada por la Oficina de Naciones Unidas para el Narcotráfico y Crimen Organizado (Unodc) en junio 2012. La erradicación de cultivos de coca se realiza de manera voluntaria y manual y/o a través del uso químico de “glifosato” con avionetas tripuladas[13].

 

Densidad de Cultivos de coca en Colombia, 2012

Fuente: ONODC, Colombia 2013

En las zonas de los departamentos de Nariño y Putumayo existen sectores estratégicos donde los narcotraficantes construyen laboratorios para el procesamiento de la hoja de coca hacia pasta base, para luego enviar el producto al exterior vía marítima y/o terrestre. El Puerto Marítimo de Tumaco en Nariño y las poblaciones en Putumayo como La Hormiga, Puerto Mestanza y Puerto Ospina son utilizados para el contrabando de gasolina blanca procedente del Ecuador, y envío de cocaína hacia ciudades internas como Manta, Guayaquil y Machala[14].

El éxito del Plan Colombia (2000-2008)[15] se debe a la reducción de cultivos ilícitos a lo largo del país, tal es la tendencia de los departamentos fronterizos con el Ecuador. A pesar del decrecimiento de hectáreas de cultivo de coca en Colombia, el narcotráfico sigue siendo la principal amenaza externa a la seguridad integral del Ecuador desde el punto de vista de Fuerzas Armadas y Policía Nacional[16].

 

Fuente: UNODC, Policía Nacional de Colombia, 2013

La guerra contra el narcotráfico y la presencia de la guerrilla por parte del gobierno de los Estados Unidos en Colombia ha sido un “éxito”. Así lo demuestra un estudio realizado por varios analistas de un tanque pensante[17] colombiano[18], en el que basándose en estudio de la Unodc se demuestra una gran reducción de cultivos ilícitos en todo el territorio nacional (ver tabla 2); sin embargo, preocupa “la exportación del problema del tráfico ilegal de drogas a los países vecinos, entre ellos el Ecuador”[19].

Cultivos de coca en Colombia, 2001-2012 

Fuente: Informe Censo Coca UNODC- Colombia, 2013

Por otro lado, los costos financieros y humanos de una guerra prolongada han sido altísimos. En 2010 se estimó que los muertos -entre soldados, policías, guerrilleros y paramilitares- fueron unos 21 000. Los civiles no combatientes muertos, unos 14 000[20].

Y todo esto sin contar los combates que se libraron y que no involucraron a las fuerzas de seguridad -otros miles- Monetariamente, Colombia ha gastado en estos últimos diez años entre USD 40 y 50 mil millones en aumentar en número y presupuesto a las fuerzas de seguridad[21].

Entre masacres y fosas comunes, los paramilitares se convirtieron en la organización que más ha violado los derechos humanos del país. El Alto Consejero Presidencial para la Reintegración señala que entre los exparamilitares, 3 500 han vuelto a delinquir, otros 3 000 han sido capturados y 3 000 más han muerto[22].

Para cubrir el vacío de la política de "Justicia y Paz" que dejó en el "limbo jurídico" a integrantes de los grupos paramilitares que entre 2003 y 2006 se desmovilizaron vía negociación con el Gobierno, se promulgó a fines de 2010 una nueva Ley denominada 1 424 o Ley de Desmovilizados.[23] Establece que personas que no fueron sometidas a ningún proceso judicial se puedan beneficiar de la suspensión de ejecución de pena si no tienen delitos de lesa humanidad y narran la verdad de los hechos. La Ley entró en vigor a finales de junio de 2011 y amparó a 25 000 paramilitares desmovilizados.

Pero varias ONG de derechos humanos demandaron la norma ante la Corte Constitucional, por considerar que viola el derecho de las víctimas a la verdad y la reparación. Los falsos positivos han sido otro factor que ha coadyuvado a este deterioro democrático. Desde 1985 hasta 2009 se contabilizaron un total de 2 177 víctimas de estos crímenes -entre los cuales unos mil ocurrieron tras el año 2002, cuando se lanzó la "Política de Seguridad Democrática"[24].

También han sido escandalosas las actividades ilícitas del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) por sus vínculos con paramilitares y narcotraficantes, a quienes entregaban listas de opositores para ser asesinados, de vigilancia ilegal e intimidación a políticos, periodistas, jueces y activistas. Esta entidad fue liquidada en 2009. Actualmente se la conoce como Agencia de Inteligencia de Estado y se encarga solo de la inteligencia y la contrainteligencia de Estado.

El hoy Presidente Juan Manuel Santos, en su condición de Ministro de Defensa, fue quien anunció el "Salto Estratégico", ofensiva a través de la activación de fuerzas de tarea conjuntas para desarticular la capacidad militar de los grupos ilegales armados (GIA) y evitar su establecimiento en nuevos territorios[25] . Es una reingeniería en el campo operacional que concatena una inteligencia eficaz, capaz de identificar blancos de alto valor, con el empleo de unidades tácticas altamente competentes para golpear objetivos específicos. En buena parte, el "Salto Estratégico" se dedicó a la recuperación social del territorio y a transformar el estatus de los pobladores, pasándolos de simples habitantes objetos de control estatal, a ciudadanos sujetos de plenas garantías y derechos. El Ejército ha reducido los corredores estratégicos de movilidad de los GIA, desde su área de retaguardia en el sur del país.

La Política Integral de Seguridad y Defensa para la Prosperidad (PISDP) es la política pública de seguridad del gobierno de Juan Manuel Santos. Se reconoce que las organizaciones que amenazan la tranquilidad de los ciudadanos se han venido transformando y adaptando a las nuevas condiciones del escenario nacional. Igualmente, se acepta las dificultades de seguridad existentes al señalar que aún existen zonas rojas (vease el mapa inferior) donde las estrategias de control territorial y desarticulación de grupos armados al margen de la ley -implementadas en el marco de la Política de Seguridad Democrática son necesarias para acabar con la violencia. Asimismo, se reconoce que en otras zonas (amarillas), o bien recuperadas de la violencia o bien carentes de adecuada presencia estatal, las estrategias deben converger con el propósito estatal de la consolidación de la seguridad, siendo el uso de fuerzas de control, la cooperación internacional y la acción integral del Estado, los elementos fundamentales para lograr el éxito. Finalmente, el Ministerio de Defensa Nacional empezará a sentar las bases de la seguridad para la prosperidad mediante fuerza policial, inteligencia y tecnología en zonas consolidadas (verdes), caracterizadas por niveles adecuados de institucionalidad, inversión y gobernabilidad.

Situación actual de la seguridad y defensa en Colombia (código de colores en el párrafo superior)

Las principales amenazas, según la PISDP, son las siguientes: las FARC y ELN en lo relativo a la confrontación armada; las BACRIM en lo relacionado con el narcotráfico; las Milicias y redes criminales en lo relativo a la inseguridad pública y la fronteriza; finalmente la delincuencia común y el crimen organizado en el ámbito de la inseguridad ciudadana.

Como objetivos la PISDP se propone:

  1. llevar a un mínimo histórico la producción nacional de narcóticos;
  2. desarticular los grupos armados ilegales y crear condiciones suficientes de seguridad para la consolidación;
  3. crear condiciones de seguridad para la convivencia ciudadana;
  4. avanzar a un sistema de capacidades disuasivas creíble, integrado e interoperable;
  5. contribuir a la atención oportuna a desastres naturales y catástrofes;
  6. fortalecer la institucionalidad y el bienestar del sector seguridad y defensa nacional.

Es pertinente indicar que a diferencia de la política de seguridad del anterior gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010), considera en el mismo nivel de importancia tres escenarios de seguridad interna:

  1. el del conflicto interno armado;
  2. el específico de la lucha contra el narcotráfico; y
  3. el de la seguridad ciudadana. [26]

No obstante, es oportuno señalar el excesivo optimismo de algunos objetivos, especialmente en la lucha contra el narcotráfico, un campo ilegal que ha mostrado una gran capacidad de adaptarse a las estrategias para atacarlo y migrar de un sitio a otro, e igualmente en lo relacionado con la desarticulación de los grupos armados ilegales.

El punto anterior da como resultado a los denominados “falsos positivos” en los departamentos con alta presencia de las Farc, en donde el “ejército nacional por justificar la dada de baja a guerrilleros, disparaba a quemarropa a campesinos de las zonas rurales del país”[27].

 

Inmigración de colombianos hacia el Ecuador

Finalmente, es necesario resaltar otro de los temas que afecta a la política colombiana y evidencia cómo el repliegue del conflicto interno hacia las fronteras se está desbordando hacia el Ecuador, los desplazados. Hasta diciembre de 2010, el 98% de 53 342 refugiados registrados en territorio ecuatoriano fueron colombianos[28] , aunque se estima que el número de refugiados en el Ecuador se eleva en realidad a unas 135 mil personas[29].

El siguiente gráfico demuestra la evolución de ciudadanos desplazados por la guerra interna que se vive en Colombia. Actores armados ilegales (GIA) con las guerrillas de las Farc y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), las Bandas Criminales (Bacrim) compuestas por disidentes de las antiguas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) hoy narcotraficantes son los causantes que centenares de familias de los departamentos internos y fronterizos colombianos huyan hacia el Ecuador.

Los años de mayor desplazamiento fueron 2008 y 2009 con tendencia a la baja en el 2010. Durante la administración del expresidente Álvaro Uribe Vélez se vivió una cruente guerra entre las fuerzas ofensivas del Estado, GIAC y Bacrim con el fin de recuperar presencia pública. Desde la etapa del presidente Juan Manuel Santos (2010 hasta la actualidad) la intensidad de la guerra se ha reducido debido a los intentos de diálogos por la paz que se celebran en La Habana – Cuba[30].

Número de Refugiados Colombianos en el Ecuador 1999-2013

Fuente: Dirección de Refugio, Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador, diario El Universo.

Muchos inmigrantes colombianos cruzaron (y lo siguen haciendo) la frontera hacia el Ecuador con el fin de solicitar el carné de refugio al Estado a través de la Cancillería y la Oficina de Naciones Unidas para el Refugiado (Acnur). Los procesos de selección son bien rigurosos, por eso es bastante más elevado el número de solicitudes, frente al número de personas a quienes se les concede la condición de refugio. 

La Acnur calcula que unas 1.500 personas entran mensualmente al país por la frontera norte (2013). Para algunos grupos defensores de los Derechos Humanos como Pro Refugio…

“…todos estos aspectos muestran la importancia que tiene el impulsar una coordinación interestatal consistente entre los dos países, que asuma los temas sensibles que los involucra y forje, además, objetivos comunes para diseñar una relación futura de respeto y cooperación siguiendo los parámetros que dictan el derecho internacional y la prudencia”[31].

Ahora surge una pregunta, ¿qué hacen los ciudadanos colombianos una vez que obtienen el refugio por parte del Estado ecuatoriano?, ¿a qué se dedican?, ¿qué tan fácil es para ellos conseguir empleo, educación y salud? Para muchos organismos del Gobierno Nacional es un enigma. No hay registros oficiales sobre las labores que realizan, sean están legales o ilegales.[32]

El siguiente gráfico muestra la cantidad de refugio otorgadas en los últimos 6 años. 

 

Refugiados Colombianos por Año, 2008-2013

Fuente: Dirección de Refugio, Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador, diario El Universo

 

Cabe recalcar que para la Acnur el refugiado es la persona que “sale de su país debido a que su vida corre peligro”[33]. A la vez, el Estado ecuatoriano considera que “las personas refugiadas tendrán en el territorio nacional los mismos derechos y deberes que las personas ecuatorianas de acuerdo a la Constitución de la República y la legislación pertinente”.[34]

Lo anterior implica que es obligación del Estado ecuatoriano brindar seguridad, atención médica y educativa al refugiado. Además, a través de fundaciones como el caso de “Pro-refugio”[35] se puede otorgar pequeños prestamos para la conformación de pequeñas empresas. Lastimosamente no existen datos estadísticos oficiales sobre el número de negocios establecidos por ciudadanos colombianos  refugiados en el Ecuador. 

La Cancillería ecuatoriana, en conjunto con el Instituto de Seguridad Social (IESS) y el Registro Civil[36] han construido una red de monitoreo de refugiados colombianos en el país. El siguiente gráfico muestra la ubicación geográfica de refugiados colombianos a lo largo y ancho del país.

 

Fuente: Dirección de Refugio, Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador, diario El Universo.

Tal como se evidencia en la anterior imagen las provincia céntrica de Pichincha, cuya capital es Quito, concentra la más alta cantidad de número de refugiados colombianos en el Ecuador (14.992), luego le sigue la provincia amazónica fronteriza de Sucumbíos (13.050) que limita con el departamento fronterizo de Putumayo, y en cuyas selvas operarían los frentes 38.742 de las guerrillas Farc. En tercer lugar le sigue la también provincia fronteriza costeña de Esmeraldas (6.063) las cual colinda con el departamento colombiano de Nariño donde operaría el frente 49 de las Farc, y se concentraría el mayor número de hectáreas de hoja de coca de toda Colombia. Luego le siguen otras provincias céntricas, cuyos puntos de concentración serían los centros comerciales en ciudades principales, tal es el Imbabura (3.166), Guayas (3.056), Azuay (2.217), Santo Domingo de los Tsachilas (2.006), entre otras.

Desde el punto de vista de la seguridad ciudadana las varias cárceles del país se encuentran sobrepobladas, tal como lo demuestran algunos diarios del Ecuador, preocupa la cantidad de ciudadanos extranjeros que han sido detenidos por riñas callejeras, microtráfico de drogas, crímenes, robo a mano armada, entre otras[37].

Hasta finales del año 2013 la cantidad de detenidos en las cárceles de las principales ciudades del país fue la siguiente:

Personas privadas de libertad (PPL) colombianos en el Ecuador (hombres y mujeres)

Ciudad

# PPL

Guayaquil

331

Sucumbíos

243

Quito

196

Esmeraldas

150

Cuenca

20

Fuente: diario El Comercio, enero 2014[38]

A pesar de que las cifras no son muy altas, la mayoría de los detenidos responden por el delito de microtráfico de drogas y actos violentos en las calles y vecindarios de las grandes urbes.[39]

Según la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), en el Ecuador residían 26 167 refugiados colombianos hasta el año 2012. Mientras tanto, la Cancillería ecuatoriana considera que en todo el país residen aproximadamente unos 500 000 colombianos no registrados por las instituciones competentes. Muchos de ellos huyeron de los efectos del Plan Colombia (2000-2007) como son los caso de violencia generada por paramilitares, guerrilleros y militares, paros armados, secuestros, fumigaciones y despojo de tierras por parte de grupos violentos. Se estima que el número de refugiados se eleverá ante un eventual fracaso del diálogo de paz en La Habana.

En caso de que las negociaciones se tornen a favor de un desarrollo agrario en Colombia, un sector podría regresar con el fin de recuperar sus tierras, mientras que otro permanecería para no afrontar los antecedentes del pasado judicial.  Por otro lado, está la estrategia del Estado colombiano de empujar a la guerrilla y a bandas criminales hacia las fronteras, lo que podría empeorar la situación de inseguridad en el lado ecuatoriano frente a actividades ilícitas como narcotráfico, robo de armas, minería clandestina, lavado de activos, secuestros, prostitución, entre otros. Las medidas planificadas por el Estado colombiano para reinsertar a la sociedad a los ex guerrilleros aún no están claras. De hecho, se proyecta que la composición social y del mercado de trabajo actualmente existente en Colombia, no estaría lista para enfrentar los retos  que significa un proceso de paz exitoso.

Ante esta posibilidad, es necesario que el Estado ecuatoriano desarrolle una estrategia que prevenga la movilización de grupos delictivos desde Colombia hasta Ecuador.

 

Repercusiones políticas del proceso de negociaciones en Colombia.-

El proceso de negociaciones ha generado una polarización en las posiciones de los dos principales representantes políticos de Colombia: Santos y Uribe. Durante el mandato de Uribe, la guerra interna contra las FARC y demás grupos irregulares se intensificó, mientras que Santos dio un cambio radical al iniciar negociaciones con las FARC para establecer la paz.

En medio de este panorama han surgido acusaciones de parte de Uribe sobre los temas fundamentales que se estarían negociando en La Habana como “posibles acuerdos con las FARC que afectarían directamente al estamento militar colombiano y otras áreas vitales del Estado”, lo cual ha sido desmentido totalmente por el presidente Santos.

Otro de los rumores que han afectado seriamente a la imagen del proceso de las negociaciones es el posible indulto o amnistía que se otorgaría a los miembros de las FARC, lo cual ha sido también desmentido por Santos, señalando que se procederá a aplicar la justicia transicional .

Cabe indicar que este punto es sumamente sensible ya que la sociedad en general, especialmente las víctimas de las actividades ilícitas de las FARC, reclaman que se haga justicia ante lo sucedido y tendría incidencia directa en el apoyo de parte de la sociedad al proceso de negociaciones.

Por otra parte, esta polarización que se origina desde los principales actores políticos influye también en la percepción de la población para brindar o no apoyo al proceso para lograr la paz. Los cuestionamientos sobre los resultados del proceso de las negociaciones generan desconfianza en la opinión pública sobre sus resultados.

 

Recomendaciones

Construir una agenda binacional de seguridad fronteriza entre Ecuador y Colombia para el control de ciudadanos que ingresen o salgan a cualquiera de los dos países.

Construir escenarios prospectivos sobre un posible post conflicto en Colombia, una vez que la guerrilla de las Farc deponga las armas.

Mantener la cooperación en inteligencia regional sudamericana para combatir a la principal amenaza para el Ecuador: narcotráfico.

Ubicar  radares en sitios estratégicos de la frontera y costa ecuatoriana para impedir el ingreso de vuelos clandestinos hacia territorio nacional. De igual forma es esencial seguir contando con la cooperación binacional de Perú y Colombia para el intercambio de imágenes satelitales sobre la ubicación de pistas ilegales en las fronteras.

 

Bibliografía

Bonilla, Adrián y Hernán Moreano (2009). “La lucha contra el narcotráfico en el Ecuador, 1989-2009”. En: La guerra contra las drogas en el mundo andino: hacia un cambio de paradigma, Juan Gabriel Tokatlian, (compilador), / 1a ed. Buenos Aires: Libros del Zorzal.

Chávez Nashira. 2007 “Cuando los Mundos Convergen”. Tesis de Grado. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales – FLACSO sede Ecuador. Quito.

Moreano, Hernán. 2012 “Frontera, Pobreza y Vulnerabilidades”. Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales – CLACSO. Programa Las Relaciones Internacionales de la Pobreza y el Caribe. Buenos Aires.

Moreano, Hernán. 2010 “Entre Santos y Traquetos: el narcotráfico en la frontera colombo ecuatoriana”. Revista Colombia Internacional. Universidad de los Andes. Enero a junio. Bogotá.

Rivera, Fredy & Torres Fernando. 2011. “Ecuador ¿país de tránsito o país productor de drogas?” Programa de Cooperación en Seguridad Regional. Fundación Friedrich Ebert. Quito.

Rivera, Fredy. 2007. Aspectos Sociodemográficos. “Migración forzada de colombianos. Colombia, Ecuador, Canadá”. Corporación Región, UBC, FLACSO.  Bogotá.

UNODC. 2013. Censo de Cultivos de Coca. Colombia

UNODC. 2012. Censo de Cultivos de Coca. Colombia

Vargas, Alejo. 2014 “La paz vendrá una vez termine el conflicto armado”. Ponencia presentada en el diario El Nuevo Día. 4 de junio. Tolima-Colombia.

 

Hernán Antonio Moreano es profesor en la Escuela de Relaciones Internacionales y Diplomacia de la Universidad Internacional de Ecuador


[1] La comunidad internacional estaba representada por bancos multilaterales de desarrollo, organizaciones no gubernamentales, gobiernos amigos y organizaciones regionales e internacionales

[2] Para 1990, los dos partidos -conservadores y liberales- habían perdido legitimidad y capacidad de representación política.

[3] En los últimos años se ha transmutado la violencia en Colombia. Han surgido bandas criminales, conocidas como "Bacrim", conformadas por exparamilitares y narcotraficantes. Al concluir 2010, contaban con al menos siete mil hombres armados y actuaban en 15 de los 32 departamentos del país.

[4] Colombia es el país más desigual de América Latina y el tercero en el mundo -solo superado por Belice y Botswana- (Informe sobre Desarrollo Humano 2010). El Gini en el 2010 llegó al 0.58%, la pobreza al 45.5%, la pobreza extrema al 16.4%, la informalidad laboral al 54.4% y la cobertura en educación superior al 35.3% (DAÑE). Mientras en 2008 Colombia invirtió 645 dólares anuales por estudiante de primaria y secundaria, Argentina destinó 2 348 y Chile 1 890 (CEPAL, 2010:37).

[5] Para el Departamento de Estado de los Estados Unidos las FARC son parte de la estructura del narcotráfico transnacional y tendrían vínculos con los carteles de Sinaloa y Michoacán en México. Ver Informe Antidrogas de los Estados Unidos 2014.  www.state.gov

[6] Ver informes especiales de las FARC en Ministerio de Defensa de Colombia. www.defensa.gov.co

[7] De acuerdo con los datos de la ONU, en Colombia los cultivos de coca eran de unas 102 000 hectáreas en 1998 y subieron a unas 163 000 en el año 2000. Desde entonces han bajado progresivamente. En 2009 descendieron a 68 000 hectáreas y en 2010 cerraron en 57 000, un 13% menor al año anterior. La producción bajó a 350 toneladas métricas de cocaína pura, esto es, la mitad de lo que producía el país hace diez años (UNODC, 2010: 11).

[8] Durante los últimos dos años, Colombia ha capacitado a fuerzas policiales de otros países para que cubran sus necesidades en lo que a seguridad se refiere. Ha entrenado a más de 9000 policías de 18 países de América Latina y tres estados de África Occidental. Entrenó a docenas de pilotos de helicóptero y a cientos de investigadores mexicanos. Ha ofrecido asistencia similar a sus vecinos de América Central, afectados por la delincuencia transnacional y el narcotráfico (Steinberg, 2011).

[9] Ver Informe de Labores 2012 del Ministro de Defensa de Colombia Juan Carlos Pinzón. www.defensa.gov.co

[10] Ver Informe 2013 Drogas del Departamento de Estado de los Estados Unidos. www.state.gov

[11] Según ciertos expertos señalan que Perú sería el primer productor y exportador a nivel mundial de cocaína.

[12] Ver Informe mundial drogas de la ONU 2013.

[13] Entrevista realizada a Ana María Puyana, activista de Derechos Humanos en Bogotá, Colombia. 20 de mayo de 2014.

[14] Informe de Narcotráfico elaborado por el Ministerio del Interior del Ecuador. Marzo, 2014 www.ministeriointerior.gob.ec/tag/drogas

[15] Plan financiado por los Estados Unidos para combatir al narcotráfico, y post 11/S combatir al terrorismo de la guerrilla colombiana. El 80% de la ayuda consistía en fortalecer la capacidad militar del estado colombiano y el 20% en ayuda social. Ver: Ayuda norteamericana a Colombia. www.plancolombia.com

[16] Ver Agenda de Seguridad Integral 2014-2017. www.nuestraseguridad.gob.ec

[17] Reúne a varios expertos en el tema de narcotráfico, procedentes de varias universidades colombianas.

[18] Programa de paz y seguridad Regional de la Fundación alemana Friedrich Ebert en Colombia. La intención es formular sugerencias de política pública para los decisores en los aparatos ejecutivo y legislativo en temas de seguridad nacional. www.fescol.org.co

[19] El profesor de la Universidad de Miami en los Estados Unidos denomina a este fenómeno como “efecto globo”. Visitar: https://www.as.miami.edu/international-studies/people/faculty/bruce-m-bagley/

[20] Ver: Washington Office for Latin America. Balances del Plan Colombia. 2012. www.wola.org

[21] Ver: Justicia por Colombia. “Muertos en Vida”. 2011

[22] Ibíd.

[23] Hasta la fecha se han desmovilizado 52 000 personas, de las cuales, casi 32 000 formaban parte de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia, AUC (Salazar, 2011).

[24] Op. Cit.

[25] Basada en la política preventiva de los Estados Unidos (pre emption) que consiste en atacar al enemigo antes de que éste tenga la intención de atacar mi integridad física y territorial. 

[26] Abandonada para muchos analistas como Alejo Vargas por la administración de Santos debido al incremento de la robos a la propiedad privadas, asaltos en calles y el “secuestro exprés. Mesa redonda de Seguridad Ciudadana en la Región Andina celebrada en Quito, 14 y 15 de septiembre de 2012 en Quito. 

[27] Entrevista a Daniel Pizarro, miembro de la Fundación Ideas para la Paz, en enero 17 de 2013.

[28] Ocho de cada diez colombianos solicitantes de asilo en el mundo buscan protección internacional en el Ecuador. Cerca del 60% de la población de refugiados vive en áreas urbanas, mientras que el 40% vive en áreas rurales. Aproximadamente 48% de la población de refugiados son mujeres y cerca del 40% son niños (0-17 años). Las provincias en donde viven un mayor número de refugiados son Pichincha, Sucumbíos, Esmeraldas, Carchi, Imbabura y Guayas. El proyecto de Registro Ampliado reconoció 27 740 refugiados en el período de un año (marzo 2009-marzo 2010). Al final del año 2000 había 390 refugiados en Ecuador (ACNUR, febrero 2011)

[29] Entrevista realizada a docente de FLACSO-Ecuador Fredy Rivera, junio 4 de 2004.

[30] Empezó en noviembre de 2012 bajo cinco puntos acordados por el Estado colombianos y dirigentes de las FARC. 1) narcotráfico, 2) reparación a víctimas, 3) reforma agraria, 4) participación política, 5) entrega de armas. 

[31] Informe de Labores 2013.

[32] Entrevista realizada a docente de FLACSO-Ecuador, 4 de junio de 2014.

[33] Ver principios de refugio de Naciones Unidas. www.acnur.org

[34] Revisar: artículo 3 del Decreto Ejecutivo 1182 (Reglamento para la aplicación en Ecuador del derecho de refugio establecido en el artículo 41 de la Constitución de la República).

[35] Fundación Jesuita y Salesiana que ayuda a refugiados en el Ecuador.

[36] Es la entidad que otorga la cédula de identificación a extranjeros y el carné de refugiado.

[37] Datos proporcionados por la página web del Ministerio del Interior del Ecaudor. www.ministeriointerior.gob.ec

[38] “Hacinamiento en Cárceles del País”, diario El Comercio, 20 de mayo 2014.

[39] “Se incrementa detenidos por tráfico de drogas”, diario El Universo, 1 de enero de 2014.  www.eluniverso.com.ec

 

Editado por: Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI). Universidad de Granada. Lugar de edición: Granada (España). ISSN: 2340-8421.

Licencia Creative Commons
Bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported