¿Hacia una escuela española de estudios de seguridad y defensa?

Versión para impresiónVersión para impresión

A principios de año, la Academia de Defensa Nacional austriaca publicaba un interesante estudio sobre la llamada “doctrina Gerasimov”. Coordinado por dos jóvenes investigadores, Christoph Bilban[1] y Hanna Grininger[2], ya el propio título es provocativo: “El mito de la ‘doctrina Gerasimov’. ¿Opiniones de militares rusos o fundamento de la guerra híbrida?”[3]. En él, los autores analizan la génesis de esa llamada “doctrina” (las comillas las ponen ellos), así como su significado dentro del del debate ruso sobre seguridad nacional y defensa, su marco natural. En el volumen examinan también la recepción de la “doctrina Gerasimov” en varias zonas de Europa y en China. Uno de los capítulos está dedicado a España y Portugal[4].

El capítulo es interesante por incluir un sucinto “quién es quién” dentro de los estudios estratégicos y de seguridad dentro de nuestro país (pocas sorpresas: IEEE, Real Instituto Elcano, revista Ejército, GESI…). Y también lo es, sobre todo para lectores extranjeros, por su explicación, breve pero bastante exacta, de las prioridades de nuestra política exterior y de seguridad, así como de la influencia que sobre ellas ejercen consideraciones puramente internas. En cualquier caso, el tema central del capítulo lo constituye la revisión y análisis de las contribuciones españolas al debate internacional sobre “doctrina Gerasimov” y “guerra híbrida”. Sobre este punto centraremos nuestra atención.

Hanna Grininger ha examinado el periodo que va del 23 de febrero de 2013 a finales de agosto de 2017 y ha encontrado un total de trece textos analíticos sobre “doctrina Gerasimov”, “guerra híbrida” o “conflicto de Ucrania”, lo que le parece “relativamente poco”[5]. Entre las conclusiones de su estudio podemos destacar las siguientes:

  • La mayor parte de los artículos son bastante tardíos. Empiezan, en general, a publicarse cuando el debate internacional sobre la “doctrina Gerasimov” ya ha sido definido por contribuciones originadas en otros países.
  • Existen notables diferencias entre los puntos a los que prestan atención los autores españoles y los que interesan a autores de otros países. La autora del estudio sugiere que la diferente percepción que se tiene de Rusia puede estar en el origen de bastantes de estas discrepancias.

 

Los doce trabajos sobre doctrina Gerasimov y guerra híbrida

El libro de Bilban y Grininger es interesante por el tema que plantea, pero también puede servirnos como una especie de evaluación externa del trabajo de nuestra comunidad de expertos en cuestiones de seguridad y defensa. Qué temas nos interesan, qué fuentes y enfoques utilizamos, cuáles son nuestros puntos fuertes y cuáles nuestras principales debilidades. Aunque, como hemos explicado, Hanna Grininger ya da respuesta a alguna de estas preguntas, podemos utilizar su trabajo para ir un poco más allá en nuestro análisis. Y lo haremos echando un vistazo a las doce obras que la investigadora austriaca ha seleccionado. Son las siguientes:

1. BAQUÉS, Josep (2017). Hacia una definición del concepto «Gray Zone» (GZ). Documento de Investigación 2/2017, IEEE (Madrid). 

2. BARRETO CAAMAÑO, Waldo (2016). “La 77.ª brigada británica, los nuevos ‘chindits’”. Ejército 908 (noviembre de 2016). Pp. 44-48.

3. COLOM PIELLA, Guillem (2014). ¿El auge de los conflictos híbridos? Documento Opinión 120/2014, IEEE (Madrid). 

4. FERNÁNDEZ SOLA, Natividad (2015). “Las relaciones de la Unión Europea y Rusia desde la perspectiva rusa”. Cuadernos de Estrategia 178/2015. pp. 103-154.

5. LABORIE IGLESIAS, Mario (2017). “La OTAN: ¿Todavía relevante?”. En La arquitectura de seguridad internacional: ¿un proyecto en quiebra? Documentos de Seguridad y Defensa, 73/2017. Madrid, IEEE. Pp. 21-50.

6. MILOSEVICH-JUARISTI, Mira (2017). El poder de la influencia rusa: la desinformación. ARI 7, Real Instituto Elcano (Madrid). 

7. MILOSEVICH-JUARISTI, Mira (2016). El proceso de “reimperialización” de Rusia, 2000–2016. Documento de Trabajo 11, Real Instituto Elcano (Madrid). 

8. MILOSEVICH-JUARISTI, Mira (2015). ¿Por qué Rusia es una amenaza existencial para Europa? ARI 35, Real Instituto Elcano (Madrid). 

9. PALACIOS, José-Miguel (2015). “Doctrina militar rusa y conflicto de Ucrania”. Ejército 5/2015. pp. 40-46.

10. PALACIOS, José-Miguel (2016). La doctrina Gerasimov: segunda entrega. Análisis GESI 7/2016, Grupos de Estudios en Seguridad Internacional (Granada). 

11. PALACIOS, José-Miguel (2016). “Rusia: guerra híbrida y conflictos asimétricos”. Ejército, 8/2016. pp. 22-28.

12. SÁNCHEZ HERRÁEZ, Pedro (2016). Rusia: ¿el retorno al paradigma del empleo de la fuerza militar?, Documento Análisis 32, IEEE (Madrid). 

          

Referencias cruzadas

Como señala la investigadora austriaca, trece trabajos (en realidad, doce) sobre un tema tan importante no son muchos. En cualquier caso, podrían suponer una aportación interesante al debate si estuvieran enlazados entre sí, si constituyeran partes de una discusión única, si se realimentaran mutuamente y permitieran así a sus autores avanzar y profundizar en el conocimiento de la materia. ¿Es así?

Hemos verificado las fuentes que citan los doce artículos que estamos considerando y hemos organizado nuestros resultados en la tabla que se muestra a continuación. Tanto en el eje vertical como en el horizontal se representan los doce artículos, según el número que les hemos asignado anteriormente. Una C en la fila correspondiente al artículo 4 y en la columna del artículo 5 significa que el artículo 4 contiene una cita del artículo 5. Una A indicaría que se cita al autor, pero no precisamente la obra que estamos considerando. Por último, utilizamos AUT para señalar autocitas.

Los resultados son interesantes. En los doce artículos solo hemos encontrado una cita, a la que podríamos añadir dos casos más en los que se menciona a uno de los autores de nuestra muestra, pero no el artículo concreto seleccionado por Hanna Grininger. La mayor parte de los doce artículos contiene una interesante selección de fuentes extranjeras, de cuya obra los autores muestran estar al corriente, pero no se aprecia en ellos un interés comparable por la producción española. Es una literatura “de recepción”, orientada a mantener al público español al corriente de lo mejor que se escribe en otros países, no una literatura “de creación”[6]. Y, en el fondo, una literatura construida sobre el convencimiento de que nada de lo que se escribe en nuestro país (con la posible excepción de las obras de los propios autores) tiene demasiado interés.

 

Algunas conclusiones

A modo de conclusiones, unas cuantas tesis. Sin ánimo de molestar a nadie. Con la esperanza de que sirvan para animar un debate que me parece muy necesario. Y que, como resultado de ese debate, se produzca un cambio importante con respecto a las prácticas actuales.

  • “Espanha não é um país pequeno”. Con casi 50 millones de habitantes, con una potente economía, con cerca de noventa universidades, con millón y medio de estudiantes universitarios (más que habitantes tiene Estonia), España puede y debe jugar en Primera. Quizá no estemos para ganar la Liga, pero hay que participar. Traducido al tema que nos ocupa: cualquier cuestión que sea importante para Europa en su conjunto lo es también para España; los debates sobre los grandes problemas de Europa y las soluciones a las que se pueda llegar deben contar con contribución española.
  • Tenemos que sacudirnos un complejo de inferioridad muy acusado. Cuando basamos nuestros trabajos en la recepción de lo que se hace fuera estamos sugiriendo que lo que se hace aquí no tiene valor. Implícitamente, estamos reconociendo que lo que nosotros mismos hacemos no vale nada (algo que, en la mayor parte de los casos, dista de ser cierto).
  • Tenemos una orientación casi exclusiva hacia el mundo anglosajón y deberíamos trabajar más en diversificar fuentes. En estos momentos no se puede ignorar la rica producción analítica en lenguas francesa, alemana, rusa y china. Y, por razones de proximidad cultural y geográfica, creo que deberíamos prestar también gran atención a lo que se está escribiendo en portugués, en italiano y en árabe. Al menos...
  • El debate nos permite mejorar. Es un proceso “win-win” en el que todos los que participan salen ganando. Y, aunque el debate con los que están lejos es importante, no lo es menos el que se desarrolla con los que tenemos alrededor. Ese debate continuo, respetuoso y colaborativo que nos permite a cada uno de nosotros ir avanzando con la ayuda de los demás.
  • Tenemos que crear nuestra propia escuela. Y es que nuestra participación en el debate general será mucho más efectiva si tiene lugar en clave de “escuela española”. Una escuela cuyos desarrollos estarían influidos por nuestra tradición, por nuestra situación geográfica, por nuestra cultura, por nuestros intereses, por nuestras afinidades… Haciendo cada uno la guerra por nuestra cuenta nunca pasaremos de ser una “nota al margen”.

 

Un agradecimiento final

A Hanna Grininger, claro. Por haber reconstruido con mimo el debate español sobre la “doctrina Gerasimov”, un debate que, en realidad, nunca se produjo.

 

José-Miguel Palacios es Coronel de Infantería y Doctor en Ciencia Política.


[3] BILBAN, Christoph; GRININGER, Hanna (2019). Mythos „Gerasimov-Doktrin“. Ansichten des russischen Militärs oder Grundlage hybrider Kriegsführung? Viena: Schriftenreihe der Landesverteidigungsakademie, 2/2019.

[4] Es obra de Hanna Grinninger y se titula “Die „Gerasimov-Doktrin“ in Spanien und Portugal – Eine Randnotiz?” (La “doctrina Gerasimov” en España y Portugal: ¿una nota al margen?).

[5] Son, en realidad, doce. Uno de los textos que recoge Hanna Grininger, aunque publicado en España y en español, está escrito por un autor británico, Shaun Riordan.

[6] Con un interesante detalle. Como señalan los autores del libro austriaco (pg. 331), las fuentes de los estudios españoles que han considerado son casi exclusivamente en lengua española o inglesa. Es decir, ninguna atención especial a los ricos debates en las zonas de habla alemana y francesa, ni al debate original en la propia Rusia.